El Alux come galletas: leyenda Maya

(03 jun 2014) Leyenda Maya. La niña le daba galletas porque el alux se lo pedía. Don Humberto vivía en Telchac Puerto y era dueño de un terreno en Sinanche había una casa con muchos árboles frutales ahí acostumbraban a ir  los fines de semana, para regar las plantas  y cosechar naranjas, limones, él tiene dos hijos una niña y un niño, son gente de campo están familiarizados con los aluxes pero nunca los habían visto.

Era sábado toda la familia hasta la de su esposa fueron a Sinanche, un día soleado casi todos estaban en la parte de delante de la casa algunos estaban comiendo galletas “alicias”,  la niña de don Humberto agarraba una galleta y se iba corriendo  a la parte de atrás de la casa, lo hizo muchas veces hasta que le dijeron; come las aquí no te vayas, no son para mí,  son par el “muñequito”.

La niña le daba galletas al alux para comer

El señor va al cuarto de atrás y ve por la ventana a su hija en el patio cerca del pozo ella pone la galleta en el suelo y se regresa por otra, el señor ve a un duendecillo como de cuarenta centímetros de alto de color de la tierra, se inclina con las dos manos agarra la galleta y velozmente se retira hacia el patio y entra a pozo. Cuando lo vio le dio miedo y le dijo; a su hija que ya no se acercara a ese lugar,  porque dicen que los aluxes se llevan a los niños y se fueron, pero dejaron algunos paquetes de galletas como ofrenda para que el alux  no se molestara.

Y en el camino le preguntó a su hija;- que era la primera vez que lo ve, pero cuando estaba comiendo sus galletas el muñequito se acercó y le extendió la mano pidiéndome una galleta, pero cada vez que me veía me pedía la galleta pero él no se lo comía, se las llevaba a sus amigos que están en el pozo, eso ella entendió, con señas-.

Yyyy ya.

Autor: Elsy Alonzo

Aficionada a la lectura y escritura en especial a temas de leyendas.

Fuentes de información

  1. www.mexicodesconocido.com.mx

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Publicaciones relacionadas

La soga que sangra, leyenda Maya

Leyenda maya. Dicen que existe una soga que está encerrada en una pesada caja de piedra en Uxmal, un día los hombres de campo  la oyeron y la sacaron de la caja, se dieron cuenta que estaba demasiado larga que cuando intentaron ponerla

La piel del venado leyenda del Mayab

Leyenda del Mayab, Yucatán. Simboliza la piel del venado. Los hombres mayas cazaban, un pequeño venado blanco, corría a esconderse y entró a una cueva ahí vivían unos espíritus del monte, ayudaron al ciervo a guardarse le diero agua

El Huay Tamán Leyenda Maya

Leyenda Maya, Chocholá Yucatán. Los campesinos entraron a la casa de los hechiceros y le pusieron mucha cal alrededor del cuello de las cabezas colgadas. Se cuenta, que en los tiempos antiguos habían brujos capaces de transformarse en

Tzukán antigua leyenda Maya

Leyenda Maya. Serpiente de los dioses mayas, se cuenta que vuela rumbo al mar hacia el oriente, le crece una especie de crin cuando empieza a envejecer le queda su cabeza de caballo. Los que han tratado de matarlos sufren una desgracia, se

El Huay Toro: Inmune a las balas

Leyenda Maya. Yhotolin Yucatán. En sus montes salía de repente una bestia enorme bramando, furioso, espantando a los ejidatarios. Un campesino llamado Mateo llegó a vivir a este pueblo así como él otros vivían casi en el monte no muy

Alimenta a un monstruo: Leyenda maya

Leyenda Maya Maní Yucatán. La serpiente fue castigada por su arrogancia. Se cuenta que en el pueblo de Maní cerca de Uxmal en una cueva donde hay un rio subterráneo, vive una bruja que cuida al reptil con mucho recelo y se cuenta que

El Walampach y otras cortas leyendas mayas

Leyenda maya. En los pueblos remotos de Yucatán se cuenta de un fantasma tan alto, como un poste de luz. El Walampach, era negro, apenas se podía ver en la noche sus largos miembros y su horrorosa cabeza. Él camina por la calle, cuando

Leyenda maya el Huay oso en Sucilá

Leyenda Maya, Sucilá Yucatán. Leyendas atrayentes que siguen vivas en la cultura maya. Huay en maya quiere decir, brujo, hechicero o curandero. Un hombre llamado Don Pedro Ku de 98 Abriles recuerda que hace muchos años en Sucilá,