El cementerio de Mondariz y la Santa Compaña

(02 oct 2019) Este Panteón abandonado, está escondido en medio de un bosque que a las personas que viven en esa región, ni de chiste van y menos de noche. Se cuentan cosas de terror de ver y escuchar. Mondariz es municipio de Pontevedra, Galicia, España. La Santa Compaña es una procesión de almas o aparecidos que a partir de las doce de la noche, pasan por parroquias y calles para advertir que en breve va a ver una defunción.

Ahí va la historia de unos jóvenes

Unos jóvenes, que la mayoría eran adolecentes llegaron al lugar, Mondariz, se instalaron en su hotel y salieron a recorrer sus alrededores. Llegó la noche y algunos querían seguir el paseo pues ya habían escuchado los cuentos de terror y no lo creían, insistieron y salieron todos a caminar por el bosque, todos con linterna. Después de un km. y en la oscuridad se perdieron, seguían caminando hasta que llegaron a un cementerio, el lugar rodeado de rejas negras con una puerta principal, empujaron y entraron, vieron lápidas y tumbas semiabiertas se veía abandonado, recorrieron el panteón y después, ya, se salieron, a unos metros de la puerta, todos extrañados vieron pasar cerca a un hombre corriendo y les gritó; “escóndanse, sino van a morir” el tipo siguió corriendo y se internó al bosque, los muchachos, algunos se rieron y otros pensaron, “que loco”. 

La Santa Compaña

A unos minutos, empezaron a escuchar murmullos y un resplandor, cada vez se oía más cerca y el resplandor más grande y como que se acercaban personas, se asustaron y entraron corriendo al cementerio otra vez y se guardaron, solo escucharon que un gran grupo de personas pasaron y se alejaron, pero sintieron un olor fuerte a quemado, cuando ya no escucharon nada, salieron de su escondite todos y se dirigieron por el mismo camino que aquel señor que pasó corriendo. Eran las 4 de la madrugada cuando salieron del bosque llegaron al hotel, había un señor en el mostrador, que los regañó, que porque salieron de noche, los empezó a cuestionar, ellos le contaron el miedo que sintieron en el bosque, el señor les dijo; están vivos de milagro porque no los vieron.

La leyenda cuenta; que en las tierras del norte de España por las noches pasea por el bosque la Santa Compaña (con ella encuentras la muerte) si te ve, te entrega un hueso encendido y te invita a seguirlos a unirte al grupo, aunque tu no quieras ir, tu cuerpo camina con ellos y vas a vagar toda la eternidad. El secreto es no verlos y no permitir que ellos te vean, si te ven ya valiste.

Ese cementerio son de victimas de la Santa Compaña, son los fallecidos en el bosque, que se supone que estaban perfectos de salud. Se cuenta, que esos muertos de allí están malditos y por eso está tan escondido del pueblo, Y preguntó un joven, los muchos pasos que escuchamos corriendo ¿Qué eran? Que eran almas huyendo de la Santa Compaña.

La Santa Compaña. Es una comitiva de almas en pena, con túnicas y capuchas negras que vagan por la noche.

Hay una descripción clásica de la Compaña por Xesús Rodríguez López.

La Compaña es la reunión de almas del purgatorio para un fin determinado. A las doce de la noche se levantan los difuntos, salen en procesión por la puerta principal, una persona viva va delante con la cruz y el caldero de agua bendita y no puede, bajo ningún pretexto volver la cabeza. Cada difunto lleva una luz que no se ve pero se percibe claramente el olor de cera que arde. La comitiva tampoco se ve pero se percibe el airecillo que produce su paso. El desgraciado director solo puede dispensarse de tan tétrico cometido, encontrando otra persona y le entregue la cruz y el caldero antes de que hagan un círculo en la tierra con lo cual queda libre de dirigir la Compaña”. Xesús Rodríguez López, Supersticiones de Galicia 1895.

Yyy ya.

Autor: Elsy Alonzo

Aficionada a la lectura y escritura en especial a temas de leyendas.

Fuentes de información

  1. misteriosleyendasdegaliciayasturias.wordpress.com

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Publicaciones relacionadas

La dama tapada: Olía a nardos y violetas

Leyenda de Ecuador. Es del folklore popular, se escucha desde el Siglo XVII en Guayaquil. Esta leyenda cuenta que esta mujer misteriosa y siniestra, que nadie le ha podido ver el rostro, se aparecía después de la media noche, pero solo

La casa de la tía Aura un lugar espeluznante

Leyenda de Guanajuato. El lugar se encuentra embrujado por las violentas muertes que ocurrieron en la casa. La casa de la Tía Aura ahora es Museo por su fama del pasado. Pero principalmente por sus eventos paranormales que ocurren en la

La niña araña escalaba los muros del cementerio

Leyenda de Salamanca Guanajuato. Se cuenta que un taxista del turno nocturno, transitaba por la colonia San Roque. En horas de la madrugada, vio caminar por la calle a una niña sola, aproximadamente de 9 a 10 años de edad. El taxista

El Huay Kekén: Atemorizaba un cerdo maligno

Leyenda Maya Tenabo Campeche. Las palabras Wuay, huay, uay significa en maya hechicero, brujo capaz de transformarse en un animal que él quiera. Hace muchísimos años después de la media noche en la selva, habían personas sentadas en

La Deuda del Diablo: Con éste siempre pierdes

Leyenda de México. Se cuenta, que en el Siglo XVII, en la Nueva España vivió un hombre avaro , miserable y cruel de nombre Rodrigo Hurtado de Alanís. Fue muy conocido por su depravación y por tantos sanguinarios salvajes actos que

Una noche en el cementerio: El profanador de tumbas

Leyenda de México. Era el Siglo XVIII, que ahora forman las esquinas las calles de Santa María y Pedro Moreno. En ese lugar estaba la cantina de "El ciervo de oro", famosa por ser lugar de delincuentes. Ningún alguacil se atrevió a

Anubis vigilaba la balanza de las almas

Mitología Egipcia. El dios Chacal, Anubis. Su cuerpo era de un hombre, su cabeza de chacal, un animal que merodeaba las tumbas, para alimentarse de los restos. Protegía el alma del Devorador de los Muertos, esperaba impaciente, para

En el Istmo es una tradición ir al cementerio en Domingo de Ramos

Tradición de Juchitán Oaxaca. Los pobladores cumplen la tradición prehispánica de visitar a sus difuntos, llevándole flores el día que arranca la Semana Mayor. Desde la madrugada la gente de Juchitán se encamina al camposanto para