El Huay Toro: Inmune a las balas

(24 sep 2015) Leyenda Maya. Yhotolin Yucatán. En sus montes salía de repente una bestia enorme bramando, furioso, espantando a los ejidatarios. Un campesino llamado Mateo llegó a vivir a este pueblo así como él otros vivían casi en el monte no muy cerca del poblado. En cualquier momento salía el Huay toro en el camino atacando a la gente con sus cuernos largos.

La gente acostumbraba llevar sus mercancías azúcar, frijol, en bolsas de bejuco llamadas xu-xaques, hasta huevos porque dentro de un xuxac no se rompe ninguno y alrededor del xuxac colgaban gallinas, patos o algún animal que hayan cazado, Mateo y otros campesinos se acompañaban, por que el trayecto a casa era largo y lo recorrían a pie, eran brechas dentro del monte, se cansaban y descansaban en la sombra de una ceiba grande que hasta la fecha está a medio camino.

El huay toro salía en la vereda

Mateo y los otros sentados debajo de las ramas es ahí donde salía del monte el Huay toro a embestirlos y los correteaba. Decían que le habían disparado pero que la balas no le hacían nada, atacaba con mucha furia parecía que si los alcanzaba los mataba. Eso los asustaba mucho y corrían, dejando sus mercancías abandonadas en el monte. Mateo regresó y espió de lejos al animal y vio, que la  bestia regresaba inclinaba los cuernos para colgar todos los xuxaques de mercancía y se los llevó. Mateo harto de ese problema decidió preparar balas remojándolas con cera bendita y otro día que fue por mercancía al regresar con los campesinos, el Huay toro bramando embiste, todos corren y Mateo se esconde, vio que el toro tenía en la espalda dos bateas de madera para cubrirse el lomo y las balas no lo lastimen.

Le apuntó en la cabeza y el toro cimbró huyó dejando sangre por donde pasara, el campesino lo siguió se dio cuenta que no había necesidad de rematarlo no había manera de salvarse y así se acabó el brujo ladrón.

Si quieres oír la leyenda aquí te la dejo.

Autor: Elsy Alonzo

Aficionada a la lectura y escritura en especial a temas de leyendas.

Fuentes de información

  1. www.landuum.com

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Publicaciones relacionadas

El Huay Tamán Leyenda Maya

Leyenda Maya, Chocholá Yucatán. Los campesinos entraron a la casa de los hechiceros y le pusieron mucha cal alrededor del cuello de las cabezas colgadas. Se cuenta, que en los tiempos antiguos habían brujos capaces de transformarse en

La soga que sangra, leyenda Maya

Leyenda maya. Dicen que existe una soga que está encerrada en una pesada caja de piedra en Uxmal, un día los hombres de campo  la oyeron y la sacaron de la caja, se dieron cuenta que estaba demasiado larga que cuando intentaron ponerla

Leyenda maya el Huay oso en Sucilá

Leyenda Maya, Sucilá Yucatán. Leyendas atrayentes que siguen vivas en la cultura maya. Huay en maya quiere decir, brujo, hechicero o curandero. Un hombre llamado Don Pedro Ku de 98 Abriles recuerda que hace muchos años en Sucilá,

El Boob criatura de la leyenda maya

Leyenda maya. Se cuenta, que hace muchísimos años en los montes de Campeche, unos campesinos desde la copa de un árbol vieron a la figura del Boob, una  extraña criatura de la fauna maya. Las personas que lo han visto lo describen 

Árboles buenos y malos: leyenda maya

Leyenda Maya. Para los mayas los árboles simbolizan el entorno del momento del nacimiento de los seres vivos con belleza y fuerza. El árbol es una comunicación en los niveles del cosmo, sus raices subterraneo, su tronco la superficie y

La piel del venado leyenda del Mayab

Leyenda del Mayab, Yucatán. Simboliza la piel del venado. Los hombres mayas cazaban, un pequeño venado blanco, corría a esconderse y entró a una cueva ahí vivían unos espíritus del monte, ayudaron al ciervo a guardarse le diero agua

Tzukán antigua leyenda Maya

Leyenda Maya. Serpiente de los dioses mayas, se cuenta que vuela rumbo al mar hacia el oriente, le crece una especie de crin cuando empieza a envejecer le queda su cabeza de caballo. Los que han tratado de matarlos sufren una desgracia, se

La cueva del toro su leyenda

Leyenda de Morelia Michoacán. En la antigüedad cuando los españoles conquistaron México en una loma de Morelia se ubicaba la vivienda de la hacienda “Del Zapote” llamado así por un viejo y frondoso árbol que ahí se encontraba.