La esquina del zopilote leyenda de Mérida

(26 jul 2016) Es una antigua historia de miedo, se cuenta que un ex marino español llegó a Mérida con una exótica ave de rapiña. Es la calle 70 x 65, esta narración es cuando era la época colonial,  en esa esquina tenía su casa un hombre misterioso Don Iñigo de Arzate Pantoja y Peñaloza, nativo de Andalucía ex marino y aventurero que le dio vueltas a los “siete mares”  y siempre  hablaba de cosas extrañas.

Leyenda de Mérida. Don Iñigo como de 50 años, siempre vestía de negro, encorvado, de semblante nada agradable, con una nariz aguileña, de mirada penetrante, un sujeto solitario, no tenía familia solo se le veía de noche por las calles alumbradas tenuemente con débil luz.

La gente que hizo contacto con Don Iñigo

Como el tendero de la esquina, el tabernero de la cantina, a pocos pasos de donde vivía  el español,  que este hombre contaba sus aventuras y sus travesías en lejanos lugares.

Contaba que combatió en el Perú en 1781 encabezado por el caudillo mestizo Túpac Amaro,  descendiente del último emperador inca Atahualpa. La crueldad de los españoles contra los rebeldes fue inaudita usaban “mastines” (perros guardianes o perros de montaña) para despedazar a los prisioneros, mientras a otros los quemaban vivos después de torturarlos.

Don Iñigo conversaba todos esos pasajes vividos en el virreinato de Perú, le brillaban los ojos cuando lo platicaba,  que él mismo había dado muerte a muchos de esos indios. Contó que cuando dejó la Marina de Guerra se volvió comerciante de especias viajaba a los mares del Pacifico, sus viajes eran frecuentes a las islas de la Polinesia así como al archipiélago de las Filipinas que estaba con el yugo Ibérico.

En un tiempo practicó el canibalismo

En uno de estos viajes un tifón les sorprendió en el océano, después de varios días el buque zozobró en Nueva Guinea, ahí pasó dos años, hasta poder construir otro barco para regresar  a América, contó al tendero y al tabernero que convivió con caníbales y tuvo que practicar la antropofagia, pues corría peligro, tenía que seguir sus costumbres al no hacerlo podía ser devorado por los salvajes Papúes.

Lo que no contó Don Iñigo

Los vecinos dijeron, que el exmarino al dejar Cusco, donde vivía cuando era militar, un brujo inca,  le regaló un polluelo de cóndor o buitre y solo se alimentaba de carne humana, durante la matanza de los incas, le daba los restos de estos cadáveres para que coma su mascota, era su amigo y compañero, después lo llevaba a todos sus viajes.

Los niños del rumbo desaparecían

En nueva Guinea, Don Iñigo le tomó gusto a la carne humana, así regresó al Nuevo Mundo, ya viviendo en Mérida su gustó no ceso, igual que su gigantesca ave de rapiña, de cuatro metros con alas extendidas, capaz de levantar un pequeño humano.

En Mérida empezaron a desaparecer niños, que salían a jugar a la calle y ya era de noche, decían, los padres que por arte de magia desaparecían. La familia reportaba a las autoridades que un momento de descuido el niño ya no estaba pero veían una sombra gigantesca y escuchaban un aleteo, pero no veían que lo producía.

Ningún niño de los desaparecidos regresó, ni sus cuerpos hallaron

La gente del barrio empezó a sospechar de Don Iñigo por ser un vecino extraño siempre llevaba en la cintura su espada, sus vecinos oían por las noches que de su casa salían graznidos espantosos y un valiente hombre acecho por la barda y vio un ave horrible muy grande dentro de una jaula que parecía que devoraba una extremidad pequeña, humana.

Enseguida se hizo la denuncia, como son tan lentas las autoridades, el español se enteró, esa misma noche agarro su carruaje con su animal, y se fue, nunca se supo de él.

Los vecinos al ver pasar el tiempo, meses, años, decidieron entrar a la casa rompiendo con hachas y mazos el zaguán, revisaron todo no vieron rastro de nada.

Pasó el tiempo, las autoridades expropió el inmueble empezaron hacer unos cimientos en el patio y hallaron numerosos huesos de niños enterrados.

Así nació la leyenda “La esquina del zopilote” Se cuenta que el cóndor (confundido con el zopilote) lo soltaba y  por las noches volando con sus garras agarraba a sus presas, los llevaba a su amo en donde los asesinaba y lo comían los dos.          

 

 Versión oficial

Corría el año 1696, Don Rodrigo Zieza y Soberón un prepotente capitán de guerra y excorregidor, no ayudó a un desahuciado tirado frente a su casa (65 x 70).

Se cuenta, que a don Rodrigo lo castigó Dios, por que murió por un rayo que le dio, en el momento que entraba a su casa. El moribundo tirado en la calle fue un hombre rico y Don Rodrigo le quitó todo sus bienes y dinero a provechándose de su puesto, encima del agonizante tirado, se paró un zopilote y que su espíritu le entró a la ave y voló hacia el excorregidor su ala toco su cabeza y en ese momento cayó un rayo. 

Yyy ya.

 

Fuentes de información

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Autor, Elsy Alonzo

Aficionada a la lectura y escritura en especial a temas de leyendas.

Publicaciones relacionadas

La leyenda del tesoro de Mérida

Se cuenta que en los años 1600 se recolectaba una gran fortuna, ese gran tesoro era guardado en la Catedral de Mérida. Relatos. Desde tiempo atrás famosos piratas y corsarios se refugiaban en la catedral para organizar sus robos. De

Leyenda de la esquina de La Tucha

Así, le dicen a un mono parecido al mono araña, chico y feo, sus orines y excrementos son los más fétidos e insoportables de olor que hay, en ese animal fue convertida una niña muy hermosa por una bruja que la maldijo, la chamaca era

La leyenda de la esquina del loro

Eran dos plumíferos cerca de la ventana, un loro parlante y un gallo, impuestos a un celibato por sus dueñas, parece que una noche el gallo incomprendido le dio un picotazo en el ojo y lo dejo “chop” al loro, creo que quería con

Leyenda del siglo XVII de la Catedral de Mérida

Era extremadamente religioso no se sabe si fue tara o cualidad,  el Maestre de Campo don José Campero tomó posesión como gobernador de la provincia en el año 1660, el rey Felipe IV le otorgó el título de Caballero de la Orden de

La Ermita, el rumbo más bello y colonial de Mérida.

¿Qué es una ermita? Es un templo que se levanta afuera de los pueblos, para los ermitaños, es decir, para la gente que le gusta vivir lejos, del ruido y de sus tentaciones, viven de forma simple muy apegados a la naturaleza, piensan que

La esquina del perro, este se enfrentó al demonio

La esquina del perro, se encuentra en la calle 16 x 43 antes Argentina. La construcción tiene teja francesa que era traída como lastre desde Europa. Se dice, la otra noche paso algo increible, el jefe de la casa se levantó rápido de su

Las casas fantasmales en Mérida

Leyenda de Mérida Yucatán. Está ubicada en el fraccionamiento Fidel Velázquez, en la 32 por 57 y 53 desde hace mucho está en venta y nadie se atreve a comprarla, es una casa embrujada. Se cuenta; que todos los que se han animado a

La esquina de la mestiza, de Progreso

Leyenda de Progreso, Yucatán. Cuentan los antiguos pobladores, que en el rancho de Yaxactún, su dueño don Juan Bautista Pech, fue uno de los primeros habitantes de Progreso, se dice; que siempre aparecía en el mes de Mayo durante