Osiris: Dios de la Muerte y Resurrección

(11 dic 2020) Mitología Egipcia. El dios Osiris fue el más venerado por los egipcios, a pesar de ser el más oscuro de la dioses. Fe y la esperanza que se tenía en la vida del más allá, no es de extrañar que Osiris, dios del reino de los muertos y de la vuelta a la vida, fuese el más popular. Su origen es el más misterioso del panteón.

Osiris o As-ra, era reverenciado en todo Egipto, como benefactor de los muertos, guardián de las necrópolis y garante de la resurrección. Era el señor del mundo subterráneo, del mundo de los muertos, también se tenía como dios de la agricultura y la fertilidad. En él se reunía la vida y la muerte. Muy importante era la unión del alma de los difuntos con este dios que en la inscripciones funerarias, su nombre procedía del muerto, formando un nombre compuesto por el de Osiris y el nombre real que se hubiera tenido en vida. Se le consideraba una divinidad justa, por lo que todos que llevasen una vida recta, gozarían del dios en el más allá. Importantes, Osiris en el mundo oscuro y Ra en el mundo luminoso.

No se sabe el significado de su nombre, pero es representada por un ojo y un trono. No se sabe cuando empezó hacer adorado pues se cree que su culto era muy anterior a cualquiera de los textos que hablan de él. Los centros más antiguos en los que se le redían culto eran Abydos, donde se creía había estado su cabeza y Mendes (antigua ciudad egipcia), en el alto Egipto. Algunos sacerdotes aseguraban que la tumba del Faraón Djer, que reinó hace 2900 años a.C., era la tumba del propio Osiris. Puede que ser representado en la cabeza de una maza de Narmer en Hieraconpolis y en la chapa de madera del reino de Udy-mu o en Hesepti el quinto faraón de la I Dinastía.

“Los Textos de las Pirámides” demuestra que antes de esta I Dinastía, ya existían capillas levantadas a Osiris en todo el territorio de Egipto. A veces se le nombraba “Aquel que mora en Heliópolis”, lugar principal de adoración de Ra, de ahí se le relaciona con el dios Sol.

Osiris vivía en el reino de los muertos

Osiris, vivía pacíficamente en el reino de los muertos, juzgando a las almas que se prentaban ante él para otorgarles el premio o el castigo y le acompañaban la almas de los bienaventurados. Así se nos dice en el “Libro de los Muertos”. Se le solía representar envuelto en vendas como las momias, llevando puestala corona blanca en forma de cómo que representa el sur del país y en sus manos llevaba el báculo y el mayal, dos de los símbolos de la realeza.

El Mito de Osiris

El más importante de los mitos de la religión egipcia. La historia no ha podido ser encontrada en los textos egipcios, solo se conoce gracias a relatos de los escritores griegos, entre ellos Plutarco.

Nut, la diosa del Cielo era la esposa de Ra, el dios del Sol. Sin embargo la amaba Geb (dios de la Tierra) y ella le correspondía. Ra se entera de la infidelidad de su esposa, lleno de ira, la maldijo diciendo que sus hijos no nacerían en ningún mes ni en ningún año. La maldición era terrible, proviniendo del dios de los dioses no podía ser ignorada. Nut, atribulada, recurrió a Thot, quien también estaba enamorado de la hermosa diosa. Llevado de su amor y de su astucia, buscó una solución al problema sin contravenir la orden divina de Ra.

Fue a ver a la diosa Luna

Recurrió a la Luna, que en Egipto era una divinidad masculina y cuya luz se oponía a la del Sol, una lucía de día y otra lucía de noche. La retó a un juego de mesa y se produjeron las apuestas. La luna apostó algo de su Luz, la decimoséptima parte de cada una de sus iluminaciones y perdió. Por eso su luz mengua y en ciertos períodos, de manera que ya no puede competir con el poderío de la luz solar. De la luz que le había arrebatado, creó Toht los cinco días que completaban el año, con los trecientos sesenta y cinco días. Estos cinco días no pertenecían ni al año anterior ni al año siguiente, ni a ningún mes concreto. Fueron los cinco días en los que Nut parió a sus cinco hijos. Osiris fue el primero, Horus fue el segundo, Set el tercero, Isis el cuarto y Neftis el quinto.

Nut y Geb estaban muy unidos

Otras versiones, Nut y Geb estaban unidos que no existía ningún espacio entre ellos. Atum ordenó a Shu, el dios del aire que pusiera remedio, para lograrlo, se colocó sobre Geb, sosteniendo la cabeza de Nut de manera que no sirvió de nada pues Nut estaba ya encinta. Atum, enfurecido, le dijo que no podría dar a luz en ninguno de los trecientos sesenta días, que por aquel entonces conformaban el año egipcio.

Thot, el dios de la sabiduría compadecido de la situación de Nut que la condenaba estar permanentemente embarazada y a la que amaba en secreto, desafió al resto de las divinidades a jugar a las damas, apostando tiempo. El astuto dios les ganó, y así logró los cinco días en los que Nut pudo alumbrar a sus hijos, cinco, uno de ellos por cada día ganado, y el calendario a partir de ese momento, contó con los trecientos sesenta y cinco días.

En el momento del nacimiento de Osiris, en todo el mundo se oyó una potente voz que decía. “Ha nacido el señor de toda la Tierra”. Y como en todos los grandes mitos, otra versión que apunta a que esta voz sólo fue oída por un gran mortal, un hombre llamado Pamiles, que transportaba agua al templo de “Ra”, en Tebas. El mensaje que recibió fue que anunciara el nacimiento del “gran y buen rey Osiris”, cosa que Pamiles hizo de inmediato, por eso le fue encomendada la educación del dios. Parece que en honor de este mortal se instauró el “festival de Pamilia”. El tiempo pasó y Osiris se convirtió en el gran rey que se anunció en su nacimiento. Egipto conoció una época de felicidad y prosperidad como nunca antes. Se dedicó junto a otros dioses, a educar a un pueblo bárbaro, sumido en la ignorancia, dándole leyes, enseñándole la agricultura y los ritos que debían tributar a las divinidades. Hecho todo esto, marcho hacía otros lugares que precisaban de su labor civilizadora. Y sus súbditos egipcios, guardaron en su corazón las enseñanzas y el buen hacer de este dios, respetándolo a tal punto, que besaban la tierra donde él posara sus divinas plantas.

Pero, como todos los seres bondadosos, sean dioses mortales, Osiris tenía su enemigo declarado que era, ni más ni menos que su hermano “Set”.

Párrafos y Rezumen del Texto: Mitología Egipcia. ALBA LIBROS, SL

C/Albasanz, 67,1º, ifi.26. Madrid.

Autor: Elsy Alonzo

Aficionada a la lectura y escritura en especial a temas de leyendas.

Fuentes de información

  1. historia.nationalgeographic.com.es

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Publicaciones relacionadas

Leyenda de un chaman poderoso

 Leyenda de México. Un hombre llamado Yaribe le cayó un rayo y murió,  al revivirlo el brujo del poblado lo transformó en un poderoso chamán, este hombre se fue a cazar al monte y por la tarde de regreso lo alcanzó una fuerte

El Ahijado de la Muerte: Leyenda Colonial

Leyenda de la Epoca colonial. Leyenda de México. Había una vez una señora muy pobre, que no tenía a nadie a quién pedir un favor. Su único hijo que era pequeño estaba muy enfermo, quería bautizarlo antes que muriese sin el

Las Marionetas del "Capi Oviedo" tenían vida

Leyenda de Celaya Guanajuato. Una noche escuchaba pasos de los títeres, al día siguiente dos estaban fuera de su maleta, tirados en el suelo como si hubiesen bailado su show. Se cuenta, que en Celaya había un titiritero de nombre don

El mito de las esposas de Set

Mitología Egipcia. Las diosas Anat y Astarté consideradas como las “hijas extranjeras” de Ra, fueron adjudicadas a Set como dos de sus consortes, posiblemente como una adaptación más de estas divinidades foráneas al panteón

El malvado Set: dios del desorden

Mitología Egipcia. Osiris estaba casado con con su hermana, la diosa Isis, que gobernaba su reino cuando él se ausentaba. Lasmaquinaciones de Set para ascender al poder o para participar en él, nada pudieron contra el buen gobierno de

El malvado Set: dios del desorden

Mitología Egipcia. Osiris estaba casado con con su hermana, la diosa Isis, que gobernaba su reino cuando él se ausentaba. Lasmaquinaciones de Set para ascender al poder o para participar en él, nada pudieron contra el buen gobierno de

El Colibrí: Creado por una piedra de jade

Leyenda Maya. Colibrí, se le conoce tambien como Chupamirto, Chupaflor y Picaflor. Hay personas que ponen una jicara con agua y azucar en los los patios para atraerlos y admirar su hermosura de cerca. Se cuenta que los ancestros, sabios

El callejón del suspiro: La muerte los unió

Leyenda de México. ¡Dios mío, dios mío he casado a una muerta, gritaba el cura! A mediados del siglo XVII en la Nueva España era prodigiosa en aparecidos y fenómenos sobrenaturales, en aquel enmonces todas las noches un ser