El fantasma de la monja y el Frances

(08 dic 2012) Leyenda de Durango México. En la época (1862-1867) de la Intervención Francesa una joven se enamoro de un militar francés a sus padres no les gustó esa relación y la metieron en un convento. Esta joven hermosa conoció a este muchacho porque le curó unas heridas durante una pelea callejera y lo ocultó para salvarle la vida. Algunas personas han visto a una monja en el campanario, esperando a su amado.

Hay dos versiones. Dicen que él se fue a su país antes que lo fusilen pero le prometió a ella regresar y no lo hizo, otra dicen que como él se fue y ella quedó embarazada incapaz de soportar la vergüenza, desesperada por la ausencia de su amor subió a la torre del campanario y se tiró al vacío. Todos coinciden que en las noches en lo alto de la torre se ve a la monja que aun espera a su amado.

La otra versión

Beatriz, era una joven hermosa, hija única de la familia y por esa razón se trasladaron a la ciudad, para que tenga una buena educación, la casa la consiguieron cerca de la Catedral.

Pero la joven decidió entrar al convento, sus padres que la querían mucho aceptaron con gusto, lo preferirían que verla casada con un papanatas, el padre dio una fuerte suma al convento como donación.

Con el tiempo, el clero fue afectado por las leyes de Reforma cerraron algunos conventos, uno de esos, es en el que estaba Beatriz, la monja regresó a su casa con la desagradable noticia que su madre había muerto y su padre muy enfermo, al poco tiempo el señor fallece y ella tiene que hipotecar la casa para solventar los gastos de entierro y otros, mientras ella espera volver al convento.

Beatriz se encontraba sola en su casa, su rutina era la misma, mientras afuera desfilaban las tropas francesas del Imperio, entraron a Durango con un buen recibimiento por la burguesía y el clero.

Entraron los franceses con lluvia de flores

Hasta los intelectuales les escribieron versos, se les ofrecía banquetes, en su mayoría eran oficiales jóvenes muy guapos con monedas de oro en los bolsillos. Estos militares franceses enamoraban a las duranguenses y ellas se dejaban querer. Corría el año 1866 estaba en la calle un joven mexicano que quería hablar con su novia y un oficial francés de nombre Fernando cortejaba a la misma muchacha, el joven duranguense, molesto le clavó varias veces su cuchillo en la pelea, el militar herido corrió y dio vuelta a la esquina consciente que si lo alcanzaba lo mataría. En su desesperación empujaba puertas de las casas hasta que se abrió una, la de Beatriz.

El francés calló malherido sangrante, la monja lo miro y no buscaba que hacer, después lo curó, le dio agua y después le abrió la puerta y lo invito a salir de su casa, el hombre le suplicó que lo dejara quedarse para salvar su vida, ella insistía que se vaya de ninguna manera quería que se quedara, el militar saco su espada y le dijo a la monja, que si sigue haciendo escandalo la mataría, el le dio monedas de oro y ella no le quedó más remedio que aceptarlo.

Ahí quedó escondido

Ella lo seguía curando, le daba de comer, pasó un tiempo los dos eran jóvenes y se enamoraron, Beatriz se entregó a él. Napoleón III ordenó el retiro de las tropas francesas, y Fernando el francés se  tenía que ir con su tropa, le prometió regresar a Beatriz, era Noviembre de 1866. Se cuenta que en el camino el joven fue muerto en una refriega, el trataba de llegar a su tropa. Ella no lo supo. Beatriz decía “tiene que volver señor, tu me lo vas atraer”.   

Ya tenía meses y estaba embarazada, que todos los días subía al campanario de la catedral para ver de lejos si llegaba Fernando, hasta que un día un cura llegó y vio el cuerpo de Beatriz en el suelo. Se cuenta; que se tiro por la desesperación de una altura de 30 metros, dicen algunas personas que han visto una monja parada en el campanario, que sigue esperando a su amado Fernando.   

Autor: Elsy Alonzo

Aficionada a la lectura y escritura en especial a temas de leyendas.

Fuentes de información

  1. proyectodemocracia.com

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Publicaciones relacionadas

El fantasma de la monja del Convento

Leyenda de México. Se cuenta; que hasta la fecha se oyen los murmullos de los rezos en especial el lloriqueo de una de las monjas y en algunas ocasiones se ve un cuerpo colgado en una rama del árbol. Una joven se enamora locamente de uno

El fantasma del Matadero y el Convento de Monjas

Leyenda de Mérida. La esquina del matadero viejo y El fantasma del Convento de Monjas de Mérida.  Calle 66 x 67, las esquinas desde la época Colonial se les daba el nombre por algún evento que haya pasado o solo por un objeto. Esta

El Fantasma del Campanario: Regresó donde se quitó la vida

Leyenda de Zacatecas. Esto pasó en Fresnillo, los organistas, el sacristán, los del coro y monaguillos, de la iglesia de la Purificación que cuando terminaban sus obligaciones y bajaban por las escaleras, corrían como “pies para que

El enano de la Catedral de Caracas crecía, crecía, crecía.

Se cuenta; que en la Catedral de Caracas, después de la media noche aparece un fantasma de presencia simpática, agradable y sonriente. Pero lo cierto, es que es el mismo diablo capaz de matar de un infarto a cualquiera que se atreva

El fantasma del convento de la Merced

Leyenda de Guanajuato. Un pintor famoso de nombre Gerardo Murillo alias el Doctor Atl, en ocasiones caminaba por varias zonas del exconvento, buscaba iluminación para sus pinturas. Una tarde el pintor vio que el coronel y su ayudante

La Casa de la Marquesa hecha por amor

Leyenda de Querétaro. El Marques Villa del Villar del Águila se enamora locamente de una muchacha hermosa que decide irse al convento, ella rechaza su suplica de amor, pero le pide un regalo y él le da gusto a su amada. Se cuenta, que

La azucena del Convento de las Carmelitas.

Leyenda de Michoacán. Se repetía, año tras año, el prodigio de la azucena aun que habían cambiado su sepulcro. La marquesa de Aldara era una joven de veinte años, Doña María Fuensálida era blanca, rubia, de ojos azules, chica

La bruja que aprisionó almas de niños en un árbol

Leyenda de Aculco, Estado de México. Existe un apocalíptico árbol que tiene una aterradora historia. Se cuenta, que por venganza, una hechicera encerró las almas de unos niños. Aculco es un lugar de mucho frio y bello. Es hermoso por