Leyenda La Carbonera de Chuburná Puerto

(11 ago 2022) Leyenda de Chuburná Puerto Yucatán. Desde alta amar, por las noches, algunos pescadores cuentan que ven a lo lejos grupos de incendios, en los terrenos de la carbonera.  Y en la playa se ven como fogatas y gente a los lejos.  

Se encuentra en la zona de petenes de Chuburná Puerto. A unos km de Chuburná, en lancha se llega a la Carbonera. Está envuelta entre ramas y manglares un paraíso especial con mucha diversidad de pájaros a la vista y se escucha el charloteo de cigarras. 

Su nombre y actividad se remonta de hace como cien años, en realidad sí era una carbonera. Unos terrenos, que era lugar donde se cortaba árboles se juntaba los troncos, formando montañas de madera y después se quemaban , de ahí sacaban el carbón,  para vender y distribuir a lugares para su uso. 

Una mina de carbón vegetal, muchas personas del lugar trabajaban en ese lugar, cuando se hacía el carbón ya listo, lo ponían a resguardo bajo techo había como una bodega grande de tinglado. Se veía varios montones de madera como cerros, se le dejaba varios días y después le prendían fuego. 

Entre los caminos de los manglares se ven rieles donde pasaba un truck para llevar y traer el carbón.  

La leyenda cuenta, que por las noches algunos pescadores desde alta mar, se ve, que allá en el lugar de la carbonera, que se está quemando cerros de madera como se hacía antes, a lo lejos ven, que como que hay una gran fiesta de noche, se ven, luces, como voladores, gente corriendo. Y dicen que son los espíritus que se quedaron por ese lugar. Hay un lugar de columpios cerca y se cuenta que por las noches, los Aluxes juegan y se se mecen en ese lugar. Entre los manglares y matorrales se han visto algunos Aluxes. Esto me lo platicó a gran escala, Jorge Naal, que nos llevó a dar un paseo en ese lugar. Un gran y buen itinerario. 

Autor: Elsy Alonzo

Aficionada a la lectura y escritura en especial a temas de leyendas.

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Publicaciones relacionadas

La leyenda del tesoro de Mérida

Leyenda de Mérida Yucatán. Se cuenta que en los años 1600 se recolectaba una gran fortuna, ese gran tesoro era guardado en la Catedral de Mérida. Relatos. Desde tiempo atrás famosos piratas y corsarios se refugiaban en la catedral

Leyenda la bola de fuego un alma en pena

Leyenda de Colombia. Se cuenta que es el espíritu de una mujer que se transforma en una bola de fuego, cuando las personas ven el fuego piensan que es una fogata,  al acercarse la bola de fuego baila cubriendo a la persona y esta

El Tlacuache es héroe de la humanidad

Leyenda Náhuatl Prehispánica. Se cuenta, que el Tlacuache fue el que se apiadó de los hombres, que vivían entre la miseria y el frio, les trajo el fuego, robándoselo a los dioses. Por traer el fuego, el tlacuache se quemó su cola

La aparecida de San Blas una anciana de novia

Leyenda de Nayarit. Que en el muelle de San Blas una anciana camina en la playa, por las noches con un vestido viejo de novia, con los cabellos sueltos, llorando sin parar. La gente que la ha visto, se mira tan real que la quieren ayudar,

La Bruja del Mar maldijo al pueblo

Leyenda de Campeche. En Seybaplaya, por las noches cuando hay mal tiempo y las olas se estrellan en el malecón, aparece una mujer convertida en bruja para vengarse. Una mujer llegó a la casa de un pescador y le pedía el favor que le

Diez, leyendas de Baja California Norte

El estado de Baja California Norte está junto al mar. está rodeado de hermosas aguas y colinda con el vecino pais del norte. En la peninsula se pueden mirar las ballenas azules, jorobadas, grises, mantarrayas gigantes, tortugas, delfines

Calaca: No vas, no estás invitada y La muerte en la playa de Chuburná

Mau, se casaba y mucha bulla hizo antes,/ que la fiesta era en grande, /la huesuda emocionada mandó hacer su túnica de encaje, /un balde de agua fría sintió, /cuando se enteró que no estaba invitada. /tuvo que cancelar su turno de

Ahorcaron a un difunto: Leyenda Colonial

Leyenda de México. El 7 de Marzo de 1647 los vecinos de la Nueva España que transitaban por las calles delante de las Casas Arzobispales, como a las nueve horas de la mañana, veían admirados un evento muy frecuente en aquella época.