La Tomatina una batalla campal de España

(28 sep 2019) Tradición de España. La tomatina es un evento popular en que los ciudadanos se arrojan tomates. Se hace la fiesta en las calles en el municipio valenciano de Buñol, se celebra el último miércoles de cada agosto y coincide en las fiestas de Buñol. La tomatina es famosa en toda España, que sus participantes son de todas edades, nacionales y extranjeros.

La historia como empezó

Se cuenta; Que por ahí del año 1944, era la fiesta del lugar donde había comitivas, comenzaba el desfile de “Gigantes y Cabezudos”(figuras de carnaval) un grupo se quiso integrar al desfile, y los organizadores no lo permitieron, como había mesas de ventas de verduras y tomate, los que no participaron empezaron a tirarles a los que desfilaban y empezó la batalla campal entre ambos bandos.

El otro año, llegó el desfile, ahora los que esperaban a ver el desfile llevaron de su casa, sus tomates y los que desfilaban también llevaron sus propios tomates, otra guerra de tomate. Así siguió unos años, hasta que las autoridades se molestaron por esa actitud y prohibió la celebración.

El entierro del tomate.

Los pobladores, de una forma u otra se seguía la fiesta y como ya no se podía tirar tomates en esos eventos la gente planeo en el desfile un gran entierro del tomate, se hizo, un cortejo, un ataúd con un tomate gigante con música fúnebre, llegaron a la fiesta, cantantes, hubo teatro, bandas de música. Hasta a las autoridades les gustó mucho, que volvieron a permitir la fiesta bajo ciertas reglas. Así como delimitar las calles y duración de la batalla campal del tomate. Mediante petardos se anuncia el inicio y el final de la tiradera.

La tomatina es una fiesta con participación nacional e internacional, es el centro de atención de España, ya que el ayuntamiento paga los tomates que se utiliza para la batalla, se necesitan alrededor de 100,000 kilos. Una semana previa a esta guerra épica, los habitantes de Buñol ven como aumenta de tamaño la población, toda una semana de desfiles, fiestas en las calles, juegos artificiales, comida, hasta que llega el gran día.

El “empalma”, que es alargar la fiesta hasta el otro día, cuando es el desayuno popular que es en la plaza mayor. Después de conseguir el jamón que cuelga de un poste, (“palo jabón”), untado de aceite, el que consiga llegar hasta la punta se le queda.

Lo que sigue es una liberada de adrenalina, dando tomatazos a diestra y siniestra durante una hora.

Los tomates que se utilizan, por su sabor no es para el consumo, son menos costosos y se cultiva especialmente para estas fechas, se necesitan como 150 toneladas para los asistentes de esta gran celebración.

Si te animas a ir, tienes que adquirir entradas para entrar a la zona de la batalla campal, tienes que ir con ropa vieja, porque después es para tirarla.

Yyy ya.     

Fuentes de información

1:

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Autor, Elsy Alonzo

Aficionada a la lectura y escritura en especial a temas de leyendas.

Publicaciones relacionadas

Leyendas de España, más famosas

El pueblo maldito y excomulgado por la iglesia. Los amantes de Teruel. El cautivo de la Mezquita de Córdoba. Guzmán el Bueno. La corona de fuego de Monforte de Lemos. La octava Isla Canaria. Leyendas históricas de tiempos remotos del