Era carne de Frances: leyenda de Puebla

(18 nov 2011) Leyenda de Puebla. Durante el prolongado, destructor, cruento y heroico sitio que sufrió la ciudad  de Puebla en 1862, surgió esta leyenda en el populoso barrio El Carmen, que era el límite entre los beligerantes franceses sitiadores y mexicanos sitiados. Estaban los invasores posesionados de la iglesia, de la famosa huerta de los carmelitas y del cementerio. Foto de internet.

En la antigua calle Capuchinas tenia establecida una fonda una mujer de insignificante presencia, siendo su clientela regular gente de la tropa mexicana, que le daba de comer por pocos reales, sin faltar la carne que precisamente por la guerra escaseaba.

Lo notable era que la carne no había en ningún lugar donde conseguirla, en ese establecimiento no faltaba, además se comía muy bien, corriéndose la fama a tal grado que los jefes y hasta algunos generales republicanos llegaban hasta ahí, desde los rumbos más opuestos de la ciudad, cuando podían dejar sus parapetos a disfrutar la sabrosa comida.

Las mandaron a vigilar

De esto, resulto una lógica sospecha de la autoridad contra la fondera, sobre la fama y medios de proporcionarse este alimento. Se le mando a vigilar, lo que ocurrió durante muchos días, pero no se les descubría nada anormal.

La tropa seguía comiendo carne hasta que un día, cuando ya se estaba abandonando la vigilancia, se notó que por las hendiduras de la puerta se veía una tenue luz, como si se estuviera encendida una bujía. Era el final de la noche madrugada del nuevo día.

En ese entonces la parte alta de las puertas de las casas a manera de ventanilla, tenía grandes ojos, por lo que se veía afuera para adentro o viceversa. Los guardias vieron después más intensa la luz, como producida por un quinqué, oyeron chirriar la puerta y a continuación salió la fondera con su ayudante, una mujer de físico grande, fuerte morena tipo de la sierra poblana, las siguieron y grande fue su sorpresa de los vigilantes.

Las fonderas asesinaban franceses

Las dos mujeres se dedicaron a asaltar a los franceses, ya asesinados llevaban los cadáveres a esconder entre las tumbas del cementerio, lo descuartizaban y destazaban escogiendo las mejores partes, enterrando lo demás, en el panteón El Carmen, regresaron las dos, una con un saco enorme y pesado bulto lleno de carne.

La autoridad militar republicana les formó consejo de guerra, sumaria. El fiscal pidió la pena de muerte para ellas y "el defensor logró su libertad porque habían matado a enemigos y las dejaron libres".

Autor: Elsy Alonzo

Aficionada a la lectura y escritura en especial a temas de leyendas.

Fuentes de información

  1. www.milenio.com

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Publicaciones relacionadas

Una niña acomedida leyenda urbana

Leyenda Urbana. Aparece de momento a media noche a la mitad de la calle que los automovilistas dan frenones de golpe, se bajan y no hay nadie, algunos creen que sí la atropellaron, pero no. Una noche una niña desesperada fue a comprar un

Regresó para ceder su tumba

Leyenda Temax Yucatán. Lo enterraron vivo, salió y fue a su casa. Don Antonio murió del corazón y lo sepultaron, cuando despertó, se dió cuenta, que lo habían enterrado, empujó y empujó hasta que logó salir, para ceder esa

Leyenda, seres en la selva maya

Leyendas Mayas. El Huay Poop. El Huay Pek. El Kakasbal. Hace muchísimos años, se cuenta, que estos son los seres, que viven en la selva, pero hay testimonios de personas que los han visto en las calles oscuras de la ciudad de Mérida

Acocillin Leyenda de Tlaxcala

Leyenda Tlaxcala. Era un enégico pueblo que sabía que las tierras eran pocas y querían más. Se fueron a la guerra y ellos ganaron y celebraron su victoria e incineraron a sus muertos. El dios Camastli dijo que había buenas tierras

La leyenda: El Mole Poblano

Leyenda de Puebla. Le ofrecieron un banquete a su excelencia, al Virrey de la Nueva España cuando visitaba un convento. Fray Pascual era el cocinero y se encontraba nervioso por la gente importante que los visitaba, quería esmerarse para

La China Poblana era una princesa

Leyenda de Puebla, México. Era el Siglo XVII. Había una batalla en Asia Central, la hija del rey de ese lugar fue secuestrada por los piratas fue esclavizada, la vendieron al mejor postor en Filipinas, la compróun comerciante y este la

Chaneques se camuflan en el monte

Leyenda de México. Son criaturas pequeñas que pueden camuflarse, no hacen daño al menos que tu hagas algo indebido a un ser vivo del monte. tienen un cuerpo deforme algunos con cola y una oreja muy largas. Hay dos maneras que cuentan,

La Cueva del Toro, un caballero que se convertía

Leyenda de Campeche. En el barrio de San Román, en la época de la Colonia, los pobladores temían salir de noche según ellos era muerte segura, ya sea del susto porque andaba una feroz bestía por los caminos. Cada vez que cierto