La leyenda de la Virgen de la Daga

(07 mar 2017) Leyenda de México. Solo el Creador sabría qué clase de pasatiempo tendrían aquellas personas en aquella estancia, todo indicaba que era de alegría, después de un vasto silencio le cayó a alguien una maldición y empezaron los insultos y humillaciones. Mateo siempre demostró buena educación. Solo Dios sabe qué clase de diversión tenían en el cuarto. Después del golpazo de la puerta hubo mucha quietud.

De  la calle Nahuatlato, (7) Republica de Salvador. Este caserón era grande con mucho arte, fue construido en el siglo XVII por el alarife Alfonzo Ayala. En un rincón del segundo patio de esta  casona, había un cuarto que no recibía luz solo la claridad de un arquillo que accedía a una zotehuela, era un espacio para ir al tercer piso.

Era una habitación de una hoja, su puerta baja, con cerradura de gran chapa de hierro, cuando entraba la llave tosca hacía mucho ruido al abrirse la puerta, rechinaban las bisagras.

Cuando se oía el escándalo de chirridos, era porque en ese oscuro cuarto entraba el viejo comerciante Mateo Farías era su bodega ahí guardaba mesas, anaqueles, ropa y gran cantidad de telas para sabanas y almohadas, encajes, linos, cambayas con estos hacía negocios con mucha habilidad y doblaba su ganancia.

Mateo siempre “demostró" una excelente educación

A ese cuarto entraban otros hombres de negocios a escoger telas, iban por piezas de telas o entraban con otras, él decía que en su tienda vendía barato y por eso iban hombres de negocios y tardaban para escoger lo mejor.

Mateo Farías se pasaba mucho rato en ese cuarto, los vecinos chismosos comentaban que el mercader hacía su siesta ahí o acomodaba mejor su mercancía.

Mateo pasaba de los sesentas, era alto, flaco y blanco de rostro, con barba canosa y siempre se la alisaba, tenía un habla dulce, saludaba con cortesía, sus conversaciones agradables y discretas, se expresaba bien, siempre encontraba una frase llena de cordialidad.

Solo Dios sabe la clase de diversión que tenían

El “alma” de Mateo demostraba calma y benevolencia. Contaba con la estimación de hombres ricos y pobres, solo se oía “señor Mateo por acá” “señor Mateo por ahí”, el señor en excelente consideración por honrado y amable.

Una noche hubo un gran alboroto en el cuarto  de Mateo, los que se encontraban ahí se movían rápido y se escuchaban palmadas, risas gritos, por un momento hubo mucho silencio y después muchas carcajadas, este gran alboroto los vecinos creían que los asistentes estaban muy contentos.

Solo Dios sabe qué clase de regocijo era, aquellas personas que le salían largas y fuertes carcajadas, ¿acaso había algo chistoso juego de manos?.  Lo que si sabían los vecinos, que en ese cuarto todo era de alegría y felicidad.

Por un rato hubo silencio y cayó una maldición, después muchos insultos e injurias, se empezó a entender que a alguien ofendían con aquella extraña multitud de vejaciones, otra vez se oían las risotadas y de nuevo las ofensas.

Quietud, se oyó el golpazo de la puerta al cerrarla

El sueño se les quito a todo los vecinos trasnochados por la buya que se armó en la habitación de don Mateo Farías, a la mañana “Venezuela” la conserje,  una ágil chaparrita barría el segundo patio, le empezó a temblar sus carnes de terror, echaba gritos largos, el espanto le causaba ver que de la puerta de Mateo Farías salía un hilo de sangre, ya coagulada.

Que los que estuvieron la noche anterior lo más seguro es que hubo un  crimen o dejaron a alguien herido, los vecinos consternados en el patio; las noticias llegaron a la calle, y las personas acechaban la sangre, hasta que llegaron los alguaciles y un estirado alcalde de Corte (administrativo- judicial) y un cerrajero, abrió la puerta.

Al entrar al cuarto los vecinos y muchos curiosos, sintieron un aroma suave que era una delicia lo que olían, no emanaba de los linos, de ninguna tela, con espanto abrieron los ojos, se quedaron sin moverse petrificados.

Lo que veían, se quedaron embobados

En una pared se hallaba clavada con un puñal una Virgen de color relumbrante, tenía los brazos abiertos como si fuese a bendecir, una sonrisa tenía en su boca breve, el cuchillo enterrado en el pecho le salió por la espalda y quedó clavada en la pared que entró al acero. De esta herida salió abundante sangre  y bañaba el cuerpo y corrieron hilos de sangre.

Llegaron hasta el suelo los chorros de sangre, se hizo un charco y se fueron hasta la puerta para salir de ella y llegar al patio. Estaba cubierta la Virgen de gargajazos, los que no le atinaban amarilleaban  la pared. Aquellos desgraciados judíos la escupían en la cara, por eso cuando le atinaban era el regocijo de los gritos y las risas, cuando decían un improperio.

Todas las personas que ahí estaban maldecían a Mateo Farías y a su caterva. Pedían pronta justicia contra los delincuentes, ¡Que la leña los quemen, y sus restos que los tiren en las letrinas! ¡que ardan junto a ellos sus hijos y toda su familia! ¡Que los descuarticen, a cada pierna y brazo amarrado a la cola de un caballo y que corran asustados en rumbo distinto, para que le desprenda cada  miembro! Así sonaban las maldiciones.

Llegaron de la iglesia de la Catedral, regidores del Ayuntamiento, frailes franciscanos y agustinos, el secretario del Virrey de Su Ilustrísima el señor arzobispo notario apostólico, levanto un acta en la que se relató lo sucedido, firmaron las autoridades y la gente presente.

Unos curas lavaron el suelo con agua bendita

De esa acta se hicieron tres, una al papa, para la Mitra diocesana y para la iglesia de  Balvanera,  se acordó poner a la Virgen  bajo vidrio con marco de plata y su hechura le costaría a los vecinos  de la casa porque ahí se hizo el milagro.

A esa iglesia se llevó a la Virgen que se le llamó Virgen de la Daga y se le quedó  el hierro que la traspasó. Los frailes limpiaron el suelo con agua bendita y algodones estos fueron repartidos a las personas, rasparon la pared y lo rojo fue repartido a los fieles que guardaron con  adoración. Una porción de este polvo se guardó en una urna de cristal se colocó en el altar de la iglesia de Balvanera.

Alguaciles buscaron y rebuscaron en toda la cuidad a Mateo Farías para llevarlo a la Santa Inquisición, nunca apareció. Era un hipócrita se ganó la estima con obras fingidas. En un solemne Auto de Fe un gentío” hizo un muñecote como si fuera él  y fue a dar a la hoguera”.

Se supo después, que murió de Lepra, se quemó todo lo de su casa los judíos que tenían sospechas se fueron a las cárceles del Santo Oficio donde murieron entre las llamas del quemadero.   

Autor: Elsy Alonzo

Aficionada a la lectura y escritura en especial a temas de leyendas.

Fuentes de información

  1. www.cfilma.cultura.cdmx.gob.mx

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Publicaciones relacionadas

Leyenda la Virgen del Perdón

Leyenda de México. Corría el siglo XVI, la época de la Inquisición, agarraron a un judio, el hombre solo rezaba sus oraciones judaicas, les pidió unos colores a sus custodios y como sabían que iba a morir, decidieron darle gusto, le

La Llorona: Espectro bipolar

Leyenda de Honduras. Se dice, que la Llorona tiene un aspecto escalofriante, es una mujer vestida de blanco, delgada, alta, de cara cadavérica y larga cabellera negra, que acostumbra asustar a las personas en los ríos y caminos

Leyenda de la calle de la Merced

Leyenda de México. Un fraile por sus virtudes y vida santa era ejemplo para los novicios, en la pintura era venerado, de repente con terror vieron como abría la boca de la pintura De Fray Leonardo, y dijo, “no me alaben más, soy un

La leyenda de la ventana del muerto.

Leyenda de México. En el convento del Carmen había un joven novicio de noble familia, que tomo el nombre de Fray Jacinto de San Ángel, de carácter alegre le ponía apodo a todos, no faltaba quien se enojara, a los sacristanes los

Águeda de Catania, leyenda dorada

Leyenda de Italia.-Águeda de Catania es del siglo III fue mártir y virgen, su festejo se hace el 5 de Febrero. Según, Vorágine la leyenda dorada (es una antología hecha de relatos reunidos sobre la vida y leyendas de santos y

La bruja que aprisionó almas de niños en un árbol

Leyenda de Aculco, Estado de México. Existe un apocalíptico árbol que tiene una aterradora historia. Se cuenta, que por venganza, una hechicera encerró las almas de unos niños. Aculco es un lugar de mucho frio y bello. Es hermoso por

Leyenda La Carbonera de Chuburná Puerto

Leyenda de Chuburná Puerto Yucatán. Desde alta amar, por las noches, algunos pescadores cuentan que ven a lo lejos grupos de incendios, en los terrenos de la carbonera.  Y en la playa se ven como fogatas y gente a los lejos.   Se

Ahorcaron a un difunto: Leyenda Colonial

Leyenda de México. El 7 de Marzo de 1647 los vecinos de la Nueva España que transitaban por las calles delante de las Casas Arzobispales, como a las nueve horas de la mañana, veían admirados un evento muy frecuente en aquella época.