El cerro de Mariana, su amor la volvió piedra y lodo

(02 dic 2017) Está al sur de Michoacán entre Nocupétaro y Carácuaro, en una época ahí vivió el rey de los chichimecas de nombre Campicheran, en una época lejana en el Valle de Nocúpetaro y Nahuatlacas. Este señor tenía el carácter terrible y celoso por su hija única Marili que era muy bella y hermosa. Un día el rey asistiría a una junta con los mexicas y los aztecas y tenía miedo de dejar sola a la princesa y que se enamorara de uno que no sea digno de ella.

El rey acudió a su amigo “Satán” un diablo joven para que la cuidara y vigilara sus pertenencias. Satán cuido de la princesa mientras que el rey asistía a su compromiso, se fue tranquilo y confiado, dejó sus pertenencias con el diabólico espíritu. Al irse el rey la princesa le pidió al demonio que se casara con ella. “Por los celos de mi padre nunca he conocido a un joven y ahora que no está me siento enamorada de ti, pide permiso para que le cases conmigo”.

El joven demonio fue a pedir permiso

El demonio le puso piedras y lodo a todas las pertenencias del rey, que este le pidió que cuidara, y encima abrazo a la princesa y la puso y la acostó arriba de eso que enterró y le dijo, no te muevas yo aquí regreso. Cuando el diablo se fue, pidió permiso con su jefe, lo que recibió fue una tremenda golpiza, que un diablo no se le pude permitir un suegro como el rey Campicherán, lo encerraron para que el joven diablo no haga esa locura y nunca regresó por la princesa. Se cuenta, que la joven, las piedras y el lodo, se convirtieron en un cerro. La princesa sigue esperando a su amor para casarse y se convirtieron en la naturaleza. El rey cuando regresó se volvió loco, por no encontrar a su hija y se transformó en un ventarrón fuerte que rodea el cerro y sigue buscando a la princesa

Fuentes de información

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Autor, Elsy Alonzo

Aficionada a la lectura y escritura en especial a temas de leyendas.

Publicaciones relacionadas

Perséfone por ella son las estaciones del año

Mitología griega. Perséfone o Kore una divinidad, hija de Zeus y Deméter, es secuestrada por Hades (Dios de la Muerte que reina en el mundo de los muertos) la obliga a casarse con él y ella se vuelve Reina de ese mundo sombrío y

La piedra del venado un amuleto para el cazador

Valladolid Yucatán. Esta leyenda, de las comunidades rurales se quedó por la deseada “piedra del venado”, es como un imán para el cazador antiguo de mucha valentía. Don Felipe Chimal, era un cazador que a veces disparaba un venado

Gertrudis una escultura que promete un amor apasionado

Es una escultura del maestro Fernando Botero, de 650 kilos, se ha convertido en algo irresistible para los turistas y lugareños, fue colocada en el año 2, 000. Se trajo de Florencia Italia, como una donación del artista, Su nombre es

Un amor de Ultratumba una posesión

Leyenda de México. En el año 1611 en la calle de los Mesones, de la Nueva España, en una casa descuidada vivía una pareja de amantes que demostraba su amor a diestra y siniestra, besoteándose ante todos, olvidándose de las “buenas

Las esferas de piedra del Valle Diquís

En los años 1939, una compañía bananera norteamericana empezó a trabajar en el Sur de Costa Rica, en la llanura  del delta del Rio Diquís. En la limpieza del terreno para el cultivo, descubrieron una rocas de distintos tamaños de

La Roca Bruja de Playa Naranjo

Leyenda de Costa Rica. Son tradiciones folclóricas del narrativo popular, a veces por un suceso maravilloso con huella irreal. Es un gran peñasco situado en el mar en la playa Naranjo dentro del Parque Nacional Santa Rosa de provincia de

El Castillo de Blarney y la piedra mágica en Dublin

El castillo de Blarney es una fortaleza medieval, en el condado de Cork en el sur de la Isla de Irlanda, situada en la Rivera del Rio Martín. El castillo en sus orígenes era un fortín de madera. Se fundó en el siglo XIII, fue destruido

El amor dice que si, y que no el desamor

Doña Andrea Sandoval, apenas asomaba a los diecisiete, cuando su autoritario hermano don Humberto, la obligo a casarse con don Lorenzo Porreño. La doncella sumisa fue a la boda. No tuvo voluntad para enfrentar a su hermano que mandaba