La Mina El Edén y el Tesoro del Cerro de Xoconostle

(10 sep 2022) Leyenda de Zacatecas. Después de la fundación de la ciudad, se fundo la “Mina del Edén” que producía oro y plata fue en los Siglos XVII y XVIII. Cuenta la leyenda, de un minero llamado Roque que descubrió una pepita de oro muy grande y la trato de robar, sin compartirla con alguien.

Roque se fue al fondo de la mina y la guardó, para ir por ella hasta la noche, y sacar el precioso metal a escondidas, para no ser visto en ese momento, hubo un derrumbe que fue sepultado. Sus gritos fueron escuchados por unos compañeros, quienes bajaron para auxiliarlo y sacarlo de la mina. Nunca dieron con el cuerpo ni con la pepita de oro y es que estuvieron buscando y escarbando mucho. Después de un tiempo, la sorpresa de sus compañeros, al ver en uno de los muros de la mina estaba el rostro de su amigo Roque, se dice que se ve claro el rostro, con la boca abierta en un grito eterno. Se cuenta, que solamente un alma pura de corazón encontrará la gran pepita de oro para hacer uso de ella.

Un centro turístico y museográfico

Debido a la cercanía de la ciudad y las inundaciones de los túneles finalizó su explotación. Después fue ambientada para el turismo, siendo la “Mina El Edén” la más visitada, ofreciendo un recorrido por su interior. Se despliega un trabajo arquitectónico y museográfico, que permite conocer la historia de los trabajadores de la mina, durante el recorrido se aprecian figuras que representan la vida del minero de esa época, quien ataviados con su taparrabo acompañados de sus hijos, pasaban ser esclavos de por vida. 

El Tesoro de Xoconostle

Leyenda de Zacatecas. Cerca de Fresnillo, al norte del estado se ubica un grupo de cerros de regular altura, hay uno que llama la atención, por su flora y fauna. Se le conoce como el Cerro de Xoconostle o Cerro Gordo. En el siglo XVII este poblado era conocido como Real de Minas de Fresnillo, este lugar ofrecía oportunidad de enriquecerse tanto para los mineros como a los comerciantes, hasta a los aventureros. Sí señor. El Real de Minas del Fresnillo producía más plata que oro. Estas los fundían en lingotes, transportadas en carretas jaladas por bueyes. Custodiados por el camino hasta llegar a la Caja Real de la ciudad de Zacatecas, ahí lo depositaban. 

Se enviaba a España, una parte con los ricos de Zacatecas, mineros y uno que otro comerciante. Así que había mucho bandolero, estos bandidos tenían asoleados a la población, mucho robo y asaltos. Para evitar los asaltos de los lingotes de oro y plata se recurría a las fuerzas armadas y de hecho no ofrecía seguridad, de todas maneras los delincuentes se llevaban todo. Y buscaron como proteger el tesoro. Decidieron esconderlos en cuevas que nadie conociera y localizaron algunas en el Cerro de Xoconostle. A ese lugar nadie se acercaba, porque se decía que ahí vivía el demonio. Por esas cuevas despedía un penetrante y asfixiante olor incluso ninguna hierva crecía. Había maleza espinosa de color negro. Según los antiguos hace miles de años fue chimenea del Volcán de Colima. Los arbustos que crecen son de apariencia horrible, los lagartos y serpientes son negros y ahuyentan a los curiosos. Eso lo tomaron en cuenta los mineros para ocultar la fortuna que era mucha (y no la podían tener en casa). Que por el miedo al demonio que se suponía que ahí vivía, nadie se atrevería ir al lugar.  Al paso de los años, los mineros y mercaderes, morían y la fortuna quedó en el olvido. Pasaron muchos años y llegó el Siglo XX, se construía una carretera a pocos metros del Cerro Gordo: Carretera Panamericana o Cristobal Colón.

Empezaron a ocurrir cosas extrañas, cada vez que se acercaban a las cuevas, los obreros no sabían a qué se debía. Decían que cuando cortaban leña para hacer sus alimentos por la noche, escuchaban ruidos extraños que salían debajo la tierra. Luego empezaba a salir humo negro espeso que atemorizaba a los trabajadores, apenas podían respirar. Muchos se enfermaron otros abandonaron el trabajo. Resulta que cerca del Cerro Gordo vivía un humilde pastor, que cuidaba a sus cabras, él le dijo a los trabajadores que había en el cerro. Que el demonio vivía en ese lugar y cuidaba el tesoro de los mineros españoles de hace muchos años. Según el pastor, el demonio le había dicho que el oro sería de quien se lo llevara cuando él no estuviera. Pero si regresa y ve a alguien, ese se queda con él en su lúgubre morada. 

El pastor dijo que conoció al diablo, cuando una de sus cabras se internó en ese monte y cayó a una cueva, cuando quiso rescatarla se le apareció el “curro” y es cuando le dijo del mucho oro. Le dijo, que solo se retiraba de la cueva en Viernes Santo y es cuando aparece a vista de todos. Desde entonces, los buscadores de fortuna son incontables, van los Viernes Santo para sacar el tesoro y salir antes de las 3 de la tarde, hora que Cristo murió en la Cruz. Todos han regresado con las manos vacías. 

Cuenta la leyenda. Que el tesoro del Cerro del Xoconostle o Cerro Gordo, la cueva no es visible solo se ve, unas horas o min. del Viernes Santo. Dicen que está, por la cañada donde ponen la basura la población. La vieja leyenda, que el tiradero municipal que está la Carretera Panamericana esconde un incalculable tesoro, custodiado por el mismísimo demonio.  

Autor: Elsy Alonzo

Aficionada a la lectura y escritura en especial a temas de leyendas.

Fuentes de información

  1. www.librosde.online

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Publicaciones relacionadas

Juan Chávez leyenda de Aguascalientes

Leyenda de Aguacalientes. Para unos un bandido, para otros un campeón. Para los habitantes era un terrible matón que horrorizaba a las personas. Fue un famoso malhechor, sus compinches le ayudaban a extorsionar y reunían joyas y oro que

El Templo de San Cayetano, su suelo es una fortuna

Leyenda de Guanjuato, México. Tapizó el suelo de oro y plata desde su casa hasta el templo. El descubrimiento de yacimientos de plata dio origen a ostentosas fortunas que la Corona Española con tal de aumentar sus ingresos continuaba

El Gusano de Oro y el Carruaje de la Muerte

Leyenda de Guerrero. En el poblado El Liberal, del municipio de Teloloapán, vivía un campesino de nombre Otoniel, que se dedicaba a la milpa, sembraba calabaza, maíz etc y además tenía algunas vacas y puercos. Un día araba la tierra,

La Cueva del Diablo: De Iztapalapa y de la Cañada del Lobo

Leyenda de México. El anciano es el mismísimo demonio. Lugar de hechiceros de los Tuxtlas hacen sus amarres, cultos y sacrificios especiales cada primer viernes del mes de Marzo. Todos los magos se reúnen en este lugar para adorar al

El pirata sin cabeza quiere compartir su tesoro

Leyenda de Costa Rica. Es el fantasma de un bucanero decapitado que cuida su tesoro sepultado al pie de un árbol de Guanacaste. Se cuenta que todavía espera que alguien sin miedo se acerque a él para que le diga donde está y comparta

La casa de las Siete chimeneas

Leyenda de España. En el Siglo XVI se edificó esta casa que ahora es un monumento histórico que encierra un asesinato y un espectro. Se cuenta, que esta se construyó para que viva la hija de un cazador del rey Felipe II de quien se

El cerro de Mariana por amor es piedra y lodo

Leyenda. Está al sur de Michoacán entre Nocupétaro y Carácuaro, en una época ahí vivió el rey de los chichimecas de nombre Campicheran, en una época lejana en el Valle de Nocúpetaro y Nahuatlacas. Este señor tenía el carácter

Los Plata: Leyenda de Aguascalientes

Leyenda de Aguascalientes. La familia Santoyo era famosa por su panadería. Todos los conocían como los más tacaños del lugar, puro trabajar como hormigas y juntar dinero. No gastaban nada, ni tenían amistades para que nadie les pida