La leyenda de la mano negra.

(26 ago 2016) Con un dedo de la mano le apuntaba un lugar específico de la pared de la celda del sacerdote y este lo ignoraba, no le importaba ningún tesoro. El cura era una persona de buenos sentimientos. El cura Marocho era una celebridad. Vio una mano negra que el brazo se perdía en la oscuridad. La mano negra detenía la vela para que él leyera. 

Leyenda de Morelia Michoacán.-  El sacerdote Marocho tenía mucha popularidad en la provincia de agustinos, tenía muchas virtudes, era un magnifico pintor,  llenó de artísticos cuadros todos los  conventos del lugar, sus sermones llenos de elocuencia y conmovía al auditorio, era un teólogo y canonista inteligente de gran memoria.

Se reunieron en el convento de San Agustín de Valladolid, los curas capitulares de los lugares más remotos y el padre Marocho que vivía de ordinario en el convento de Salamanca.

El cura Marocho era una celebridad

Por su antigüedad en la orden y los cargos que desempeñaba tenía el segundo lugar del provincial y su lugar era el primer sitio a la derecha. No había discusión para que participara, siempre dando datos históricos, citando autoridades filosóficas y teológicas, sus palabras eran escuchadas con sumisión, sus sentencias eran decisivas, influía en los resultados del capítulo para la provincia y la orden.

Vio una mano negra el brazo se perdía en las tinieblas

El sacerdote  tenía una gran sabiduría, mientras duraba esa reunión estudiaba en la biblioteca del convento o en su celda hasta muy noche.  Hasta que muy noche en la biblioteca donde había mucho silencio, el padre escucho un ruido muy extraño a su lado viro y vio una mano negra sin brazo que tomó la llama de la veladora y la apagó quedando el pábilo con humo.

Con tranquilidad le dijo al diablo;

-Usted, encienda la vela caballero-

Se oyó un ruido, y la mano negra encendía la vela.

-Para que no hagas travesuras,  con una mano me detiene en alto la vela para seguir leyendo y la otra me hace sombra para que no me lastime la luz- dijo el padre.

El cura siguió leyendo su pergamino a su lado las dos manos negras deteniendo la vela y la otra para que no se apague.

Empezaron a salir los rayos del sol y ya no necesitaba la vela, el padre Marocho dijo:

-Bueno, apague usted la vela y váyase, si necesito de sus servicios le hablaré-.

El cura bostezo y oyó un ruido de aleteo

La reunión del que estuvo convocado para asistir  concluyó,  el capítulo de la orden quedó arreglado. Sin embargo, el padre Marocho quiso quedarse en el convento unos días para descansar. Estaba en una celda que su ventana daba a la huerta del convento, desde ahí contemplaba como artista un espléndido paisaje, las azoteas de las casas  desiguales, la Loma de Santa María, el cerro azul de las Ánimas como fondo del panorama.

El cura Marocho quiso pintar y se sentó frente a su caballete, la paleta en su mano izq. y la derecha el pincel y no se lo esperaba,  la mano negra le dio los colores y pinceles que necesitaba.

Una noche antes de que se vaya del convento vio en su celda la mano negra que fijamente apuntaba en la pared, no le hizo caso, no tenía ganas de tesoros, lo ignoró y se durmió.

Muchos años después, un pobre que dormía en esa celda halló un tesoro en el lugar que la mano negra apuntaba.

Yyy ya.

Autor: Elsy Alonzo

Aficionada a la lectura y escritura en especial a temas de leyendas.

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Publicaciones relacionadas

La leyenda de la mano peluda.

Corría el año 1908,  había muchas casas de empeños manejados por agiotistas entre ellos el señor Villa alias “Horta”, hombre chaparro, rechoncho, calvo, lleno de vellos en todo el cuerpo. En las manos,  le gustaba llevar muchos

El dedo misterioso le hacía señas

Leyenda de Ecuador. Una de las primeras leyendas de Quito del año 1534. En el convento de San Francisco había dos candidatos para curas, Antonio y Leónidas. Siempre estos metían relajo y bromeaban sobre sus superiores. Una noche en el

La leyenda de la Viuda Negra

Alias la viuda alegre. En esa época no había luz eléctrica, después de la media noche en las calles angostas oscuras, caminaba contoneándose la viuda alegre, de perfil bello, sensual, esbelta también le decían viuda negra, tapaba

El Churrinche leyenda de Uruguay

Leyenda de Uruguay. En tiempos remotos unos autóctonos en guerra ya acosados por los enemigos, en un escalofriante combate uno de ellos se arrojó al agua. En ese lugar de la contienda quedó herido un cacique que antes que lo apresaran

Leyenda de Cantuña de como burló al rojo

Leyenda de Ecuador. Se cuenta, que en la época colonial el indígena Francisco Cantuña, ya estaba cansado de trabajar, no podía más, sino entregaba en el tiempo convenido la obra se iba al presidio y le pidió ayuda a satanás, le dijo

La Cascada de la Novia. El rio la recuerda

Leyenda de Costa Rica. Para festejar una boda, un grupo de amigos fueron hasta el Valle de Orosi, un lugar muy hermoso, al llegar ahí se hizo la gran fiesta, bailaron, tomaron y cantaron. La cascada de la novia está cerca de Paraíso,

El fantasma del convento de la Merced

Leyenda de Guanajuato.  Un pintor famoso de nombre Gerardo Murillo alias el Doctor Atl, en ocasiones caminaba por varias zonas del exconvento, buscaba iluminación para sus pinturas. Una tarde el pintor vio que el coronel y su ayudante

La dama viajera, del callejón de Santa Inés

Corría los años 1789. La dama sostuvo con las manos la compuerta para que no abriera y entrara el agua de la laguna y se inundara el lugar. la señora distinguida con ropa negra y aplicaciones de plata era seguida por un indigena por