El Carrao mito de las llanuras Colombianas

(16 oct 2016) Era un llanero que no conocía el miedo y disfrutaba del peligro. Leyenda de Colombia.- En las grandes llanuras hace muchísimos años colombo – venezolanas Habían 2 hombres con mucha autosuficiencia en la poderosa sabanera, dos compañeros inseparables con los apodos de Carrao y Mayalito.

Carrao era un hombre que no conocía el miedo, disfrutaba el peligro, amigo de los caminos nocturnos, experto en las llanuras, magnífico jinete, domaba caballos salvajes muy fuertes y a los toros bravos.

Carrao era feliz, un hombre seguro que nunca se caería de un penco, sus piernas eran para dominar a esos corceles fieros.

Dos grandes e inseparables amigos.

Mayalito, su amigo todo lo contrario, era juicioso, talentoso en sus decisiones, sabía que con la naturaleza no se jugaba, este era un hombre de mucho carácter, como todo llanero, Mayalito le dio muchas advertencias a su amigo pero nunca le hizo caso.

El Carrao era rebelde, así nació,  una tarde se anunciaba una terrible tormenta, fue al corral amarrar al caballo, agarró a otro brioso caballo y se fue en la noche que había la tormenta y nunca regresó.

Mayalito cuando vio que su amigo no regresaba, fue a buscarlo a muchos lugares, sobre todo a esos que le gustaba ir, gritaba, “Carrooo Carrooo”. Mayalito acortaba el paso y en una luz de un rayo vio algo que brillo en la oscuridad, eran las zapatas del freno metálico de Carrao y se las llevo.

Cuenta la leyenda, Noche tras noche se puso a buscar a su amigo, Mayalito nunca regreso a su casa, la sabana se lo tragó junto con Carrao, Mayalito se volvió un ave que de noche produce un canto, Carraoooo, Carraoooo, esta ave se llama Carrao      

 

Autor: Elsy Alonzo

Aficionada a la lectura y escritura en especial a temas de leyendas.

Fuentes de información

  1. edgarcolmenaresdelvalle.com

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Publicaciones relacionadas

El payaso de Kidzania: solo los niños lo ven

Leyenda Urbana de México. Se cuenta experiencias tenebrosas de ese lugar. Kidzania, "La ciudad de los niños" es un lugar de entretenimiento para niños que mezcla inspiración diversión y aprendizaje. Es un parque de diversión que

El fantasma del Matadero y el Convento de Monjas

Leyenda de Mérida. La esquina del matadero viejo y El fantasma del Convento de Monjas de Mérida.  Calle 66 x 67, las esquinas desde la época Colonial se les daba el nombre por algún evento que haya pasado o solo por un objeto. Esta

Las maletas, el mito de correr con ellas

En muchos países se practican unas tradiciones, que para recibir el año se hace un ritual con una o varias maletas, favoreciendo los viajes para el año que entra. Si tu ves a alguien caminando con su maleta en la noche del 31 después

El puente de los duendes de grandes colmillos

Leyenda de Puebla. Hace muchos años, en Tehuacán pasó hechos muy extraños, uno de los del pueblo don Hilario muy conocido de ahí, acostumbraba a ir de parranda, los fines de semanas para olvidarse del trabajo y siempre regresaba a

El mito del monstruo de Exmoor

Mito de Inglaterra. Se ha reportado en las Islas Británicas por muchísimos años, que existe un animal negro parecido a un gato de muy grandes dimensiones, con la cola demasiado larga esta bestia es la causa de muerte de cientos de

El Mito de Antigona hija del Rey Edipo

Antígona hija del matrimonio incestuoso de Edipo rey de Tebas y Yocasta (hijo y madre) ella acompaña a su padre ciego en su destierro para guiarlo, lanzó una maldición sobre  sus dos hijos varones que “los dos pelearan y morirán

El jinete sin cabeza de tequisquiapan.

Leyenda de Querétaro. El hombre vio claramente que el sombrero descansaba en los hombros del jinete. Corría el año 1942, los pobladores estaban aterrorizados porque en las noches se oían el trote del caballo pero lo raro que se

El mito del cóndor un joven que se convertía

Un joven muy guapo vestido de negro con pañuelo blanco en la garganta, muy elegante se convertía las veces que quisiera en cóndor, enamoró a una jovencita y se la robó se la llevó a vivir con él, la alimentaba, la cuidaba así