Cabezas reducidas, práctica de los Jíbaros

(27 ene 2020) Cabeza reducida o Tzantza tzantza práctica milenaria del pueblo Shuar y Achuar, hacían que los nativos conservaran las cabezas momificadas de sus enemigos como un trofeo de guerra. Se dice, que la práctica de la reducción de cabeza era para que el guerrero tomara el espíritu y el poder del enemigo, de esa forma se evita que el alma regrese para tomar venganza. Para el proceso del Tzantza se realizaba con ritos y cantos con su brujo.

Los indígenas Shuar o mejor conocidos como Jíbaros, su comunidad era la cuenca del Ecuador y Perú, en la selva amazónica al norte de América del Sur, es una de pocas tribus que los españoles no pudieron doblegar (los indígenas tenían muchas cabezas de ellos achiquitados, están en algunos museos uno de ellos es, Museo Pitt Rivers, Oxford).

Eran los únicos que reducían cabezas las dejaban del tamaño de un puño. Los Shuar creían que los difuntos de su tribu, vuelven a encarnar en su misma gente, a los niños le ponían los nombres de los muertos para que no se pierdan su alma con sus virtudes y no se debilite la aldea.   

Celebración del Unl Namper

En la Tzanza se recupera el alma perdida. No para que el guerrero tenga más trofeos sino que el alma del adversario se integre en una mujer de la tribu.

El Unl Namper ( los Shuar y Achuar) es el proceso de hacer las cabezas reducidas, celebrando con una serie de cultos, todas las veces que venga la muerte ya sea de un enemigo o de la misma tribu.

En la tradición, se cree que la piel con ceniza mantiene el mésak o alma vengadora, que impide que escape y tome venganza contra su verdugo. Las cabezas se distinguen por la mandíbula, distorsión y contracción de los laterales de la frente, son los resultados de la retracción. Este proceso dura 6 días y llega a tener el tamaño de un puño.

Comercio de cabezas por armas de fuego

Los Shuar y los occidentales(1900) empezaron a cambiar cabezas por un arma de fuego. Hubo una demanda económica de las cabezas reducidas, que pagaban 25 dólares los coleccionistas y el turismo. En el año 1930 El gobierno de Perú y Ecuador se prohibió el tráfico de las cabezas. Museo Nacional del Indígena Americano repatrió autenticas cabezas reducidas de colección en Ecuador.

Thor Heyerdahl, cuenta en Kon Tiki (1947) “El problema de entrar en el área de los Shuar en Ecuador para obtener madera balsa, la expedición tenía temor que la población local que nos guiara, llevara al equipo a la selva y los asesinen para reducir cabezas por que el negocio era bueno por el intercambio”.

Yyy ya.  Gracias por ser una-o de mis tres leyentes.

Autor: Elsy Alonzo

Aficionada a la lectura y escritura en especial a temas de leyendas.

Fuentes de información

  1. hablemosdeculturas.com

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Publicaciones relacionadas

El Gusano de Oro y el Carruaje de la Muerte

Leyenda de Guerrero. En el poblado El Liberal, del municipio de Teloloapán, vivía un campesino de nombre Otoniel, que se dedicaba a la milpa, sembraba calabaza, maíz etc y además tenía algunas vacas y puercos. Un día araba la tierra,

Calaca: No vas, no estás invitada y La muerte en la playa de Chuburná

Mau, se casaba y mucha bulla hizo antes,/ que la fiesta era en grande, /la huesuda emocionada mandó hacer su túnica de encaje, /un balde de agua fría sintió, /cuando se enteró que no estaba invitada. /tuvo que cancelar su turno de

Cachiche: Brujas y la palmera de las siete cabezas

Leyenda del Perú: Cachiche es un misterioso lugar donde se practica abiertamente la hechicería. En la ciudad de Ica, se encuentra este pintoresco lugar “Pueblo de Cachiche”, que fue como decir pueblo de brujos así es de conocido en

El Pombero: Un alucinante espíritu

Leyenda guaraní. Se cuenta, que es un hombre bajo, moreno y canijo. Con abundante vellosidad, sus brazos son tan largos que los arrastra, usa un sombrero de paja grande. Unos dicen que anda desnudo y que tiene un miembro viril muy grande,

El Ahijado de la Muerte: Leyenda Colonial

Leyenda de la Epoca colonial. Leyenda de México. Había una vez una señora muy pobre, que no tenía a nadie a quién pedir un favor. Su único hijo que era pequeño estaba muy enfermo, quería bautizarlo antes que muriese sin el

El callejón del suspiro: La muerte los unió

Leyenda de México. ¡Dios mío, dios mío he casado a una muerta, gritaba el cura! A mediados del siglo XVII en la Nueva España era prodigiosa en aparecidos y fenómenos sobrenaturales, en aquel enmonces todas las noches un ser

Osiris: Dios de la Muerte y Resurrección

Mitología Egipcia. El dios Osiris fue el más venerado por los egipcios, a pesar de ser el más oscuro de la dioses. Fe y la esperanza que se tenía en la vida del más allá, no es de extrañar que Osiris, dios del reino de los muertos y

La Madre Agua tiene figura regia

Leyenda de Colombia. Se cuenta, que en las orillas de las quebradas, manantiales y ríos habita una mujer de una belleza inigualable, se exhibe la “Madre Agua”. Un espíritu con imagen de una doncella, de cabello amarillo como el oro,