Un amor de Ultratumba una posesión

(18 mar 2019) Leyenda de México. En el año 1611 en la calle de los Mesones, de la Nueva España, en una casa descuidada vivía una pareja de amantes que demostraba su amor a diestra y siniestra, besoteándose ante todos, olvidándose de las “buenas costumbres”. Los vecinos solo hablaban de la mala conducta que demostraban, los gemidos y risitas que se escuchaban de noche, así que eran unos ciudadanos pecadores, algunos pensaron en acusarlos ante el tribunal de la Santa Inquisición pero no lo hicieron.

Ante semejante conducta, cualquier pecado se le podía imputar. Como que escucharon las suplicas de los vecinos, un día ya no se volvió a escuchar ningún ruido y las risitas desaparecieron, ya nadie vivía en aquella casa, tampoco hubo, quien lo hallan visto irse. ¿Qué pasó, a donde fueron? La servidumbre, se fue, nadie vio nada, como si los hubiera tragado la tierra a todos. Quizá ellos abandonaron la casa poco a poco, nadie los conocía, pero bien que conocían a la pareja lujoriosa.

Pasaron los días, los meses y las llaves de la casa se las entregaron a un familiar de ellos y la puso en venta. Nadie quería vivir en esa casa, la consideraban obra del demonio por la desaparición de los amantes. Se investigó pero nada se determinó que ocurrió con estas personas.

Las personas cuando pasaban en la puerta de la casa se persignaban y rezaban por su eterno descanso de sus almas, pero a nadie se les quitaba de la cabeza que alguien los había asesinado. Había algunas gentes que se sentían culpables por haber pensado en acusarlos a la justica, por “actos inmorales” y otros indignados por que la justicia no cayó sobre ellos.

Algunos años pasaron y llegaron a la Nueva España Don Cosme y sus hijos compraron la casa de los Mesones, aquella de los amantes desaparecidos. Ya viviendo en la propiedad, la hija sentía un frio estremecedor, un aire entraba por ser una casa desabitada por mucho tiempo. Don Cosme y su hijo también sintieron ese frio que calaba. Ese frio se volvía más intenso en los días que pasaban. Una noche el viejo don Cosme se levantó por mucho frio, fue testigo de un evento inmoral que sus dos hijos estaban haciendo, como si se tratara de dos amantes, al regañarlos cayeron inconscientes al suelo, cuando volvieron no recordaban nada.

El padre guardo silencio, temeroso por la Santa inquisición

Aquellos encuentros lujuriosos eran constantes no les importaba ser de noche ni de día, Don Cosme no podía recibir ya visitas, tenía sospechas de que había algo malo detrás de todo esto, el muchacho tocaba bonito la guitarra y cantaba, antes no lo sabía hacer, a su hija que nunca entraba a la cocina, ahora no salía de ahí cocinando ricos platillos exquisitos a su presunto prometido. Eran como si estuvieran poseídos. Don Cosme preocupado, al tratar de pedir ayuda relató lo que pasaba y alguien divulgó el secreto y fue dominio público.

Los hermanos fueron condenados y muertos, después de enterrarlos, Don Cosme hace unos arreglos en la casa y se descubre que en el sótano dos cuerpos enterrados y supo que sus hijos fueron objetos de posesión, piensa si haber actuado con más cuidado, estarían sus hijos vivos.

Los cuerpos que aparecieron en la vivienda, sus almas vagaban aún en la casa nadie supo como murieron, creen que los criados los envenenaron, y abandonaron la casa.

Yyy ya.      

Autor: Elsy Alonzo

Aficionada a la lectura y escritura en especial a temas de leyendas.

Fuentes de información

  1. frasesdelapelicula.com

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Publicaciones relacionadas

La Túnica de Neso mitología

Mitología Griega. El centauro Neso trata de violar a Deyanira y Heracles o Hercules lo mata, agonizando el centauro le dice, a ella, que para que el amor dure para siempre que guarde un poco de su sangre. Deyanira estaba muy enamorada,

La Casa de la Marquesa hecha por amor

El Marques Villa del Villar del Águila se enamora locamente de una muchacha hermosa que decide irse al convento, ella rechaza su suplica de amor, pero le pide un regalo y él le da gusto a su amada. Se cuenta, que esta joven, era

Las piedras azules: eran jóvenes hermosas

Leyenda de Durango. Hace muchísimos años. En Pueblito, cerca del río Tunal vivía una familia con tres hijas muy bonitas, que la mayoría de los muchachos del lugar las querían pretender pues eran muy hermosas. Y en esa época los

Añañuca: La flor del desierto

Leyenda Mapuche, Chile. Se cuenta, que era una joven que vivía en un pueblo cerca del río Limarí en Monte Patria. En ese entonces, se nombraba Monte Rey, porque estaba bajo dominio español. La bella Añañuca atraía su hermosura a

La casa Matusita de Lima Perú

Leyenda de Lima Perú. Que en el interior de la casa hay muy seguido una oscura actividad paranormal, hay apariciones espectrales. El mito se refuerza cuando nadie la quería rentar como vivienda, se volvió comercio y todavía así tiene

Las Cataratas de Iguazú y la Diosa Boi

Leyenda de Brasil. Que hace muchísimos años en el río Iguazú vivía una serpiente llamada Boi, este reptil convirtió a Taroba en un árbol clavado sobre la catarata y la caída estaba formada por la cabellera de Naipí. Se cuenta,

La esquina del Matadero Viejo

Leyenda de Mérida, calle 66 x 67, las esquinas desde la época Colonial se les daba el nombre por algún evento que haya pasado o solo por un objeto. Esta leyenda es de un romance del siglo XVIII, como siempre unos jóvenes se querían

La esquina del Degollado de Mérida

Leyenda de Mérida Yucatán. En el ángulo formado de Tecoh y el camino a Campeche. Ahora es la calle 60 x 67 centro. A las esquinas de Mérida se les nombraba por algo físico o hecho a una historia. Cuenta la leyenda, que don Lucas