La mascota de la muerte, imponía su presencia

(19 sep 2011) Leyenda de España. Se cuenta, que a veces pasaba caminando con rapidez un perro negro grande, fuerte, con ojos rojos que al verlo causaba miedo cuando lo veían venir, las personas, cruzaban a la banqueta de enfrente para no pasar junto a él, este animal andaba sin mirar a los lados, su cabeza de frente como si estuviese junto a alguien.

Este perro tenía la peculiaridad de sentarse en la acera frente a la puerta de una casa ahí se quedaba tres o cuatro días echado bajo el sol, o de la noche; sin comer, ni tomar agua, se retiraba hasta que saliera de la casa el difunto en su ataúd.

Se sentaba en la puerta de la casa

En una ocasión, el perro se sentó frente a la casa donde  vivía una anciana que estaba muy enferma; sus hijos salían con escobas para alejarlo, le echaban agua para que se vaya, nunca pudieron hacer que se retire, solamente se alejaba un poco, cuando la gente entraba a la casa él regresaba a su lugar, él nunca  les ladraba ni trataba de morderlos pero su presencia imponía. Hasta que salió la viejecita en su féretro, él se fue.

Lo que más asustaba a la gente, era cuando el perro se sentaba en las afueras de una casa dónde solamente habitan personas jóvenes y sanas, inesperadamente alguien de ahí fallecía, se dice, que la muerte está junto con su próximo inquilino y su mascota se queda afuera a esperarla.

Autor: Elsy Alonzo

Aficionada a la lectura y escritura en especial a temas de leyendas.

Fuentes de información

  1. misanimales.com

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Publicaciones relacionadas

El Gusano de Oro y el Carruaje de la Muerte

Leyenda de Guerrero. En el poblado El Liberal, del municipio de Teloloapán, vivía un campesino de nombre Otoniel, que se dedicaba a la milpa, sembraba calabaza, maíz etc y además tenía algunas vacas y puercos. Un día araba la tierra,

El niño que fue dirigido por un difunto

Leyenda de Escuinapa Sinaloa. Un difunto que se les presenta a las personas que van solos al monte y habla con ellos que siempre lo ven agarrando una cruz de madera vieja. Se dice que en los antiguos senderos que se encuentran los montes

Calaca: No vas, no estás invitada y La muerte en la playa de Chuburná

Mau, se casaba y mucha bulla hizo antes,/ que la fiesta era en grande, /la huesuda emocionada mandó hacer su túnica de encaje, /un balde de agua fría sintió, /cuando se enteró que no estaba invitada. /tuvo que cancelar su turno de

Ahorcaron a un difunto: Leyenda Colonial

Leyenda de México. El 7 de Marzo de 1647 los vecinos de la Nueva España que transitaban por las calles delante de las Casas Arzobispales, como a las nueve horas de la mañana, veían admirados un evento muy frecuente en aquella época.

El Ahijado de la Muerte: Leyenda Colonial

Leyenda de la Epoca colonial. Leyenda de México. Había una vez una señora muy pobre, que no tenía a nadie a quién pedir un favor. Su único hijo que era pequeño estaba muy enfermo, quería bautizarlo antes que muriese sin el

La Mazacuata una enorme serpiente asesina

Leyenda de la Costa Grande de Guerrero. En la sierra de Atoyac de Álvarez, pasó esta historia. El Señor Melquiadez Castro relató que tenía sus huertas de café en la sierra, cerca del pueblo de Santo Domingo. Donde, para llegar son

La Deuda del Diablo: Con éste siempre pierdes

Leyenda de México. Se cuenta, que en el Siglo XVII, en la Nueva España vivió un hombre avaro , miserable y cruel de nombre Rodrigo Hurtado de Alanís. Fue muy conocido por su depravación y por tantos sanguinarios salvajes actos que

El callejón del suspiro: La muerte los unió

Leyenda de México. ¡Dios mío, dios mío he casado a una muerta, gritaba el cura! A mediados del siglo XVII en la Nueva España era prodigiosa en aparecidos y fenómenos sobrenaturales, en aquel enmonces todas las noches un ser