El Canancol sus pedradas son mortíferas

(25 sep 2015) Leyenda de México. Se cuenta que el muñeco de Canancol queda tapado hasta que salen los frutos, se le descubre para que vea la cosecha que tiene que cuidar, está creencia hasta ahora es muy firme, nadie entra a una finca si ven un Canancol, por sus pedradas que son mortíferas. Este mequetrefe cuida el plantío contra rateros al acecho. Cuando llega la noche toma fuerza y reccorre todo el terreno vigilando que nadie se atreva entrar.

El Canancol es un muñeco

Que cuida las plantaciones, los agricultores acuden al brujo, este indica que el dueño del terreno tiene que hacer el muñeco, el tamaño proporcionado a la extensión del campo, en el lugar exactamente en el centro ahí se pone el muñeco, el brujo lo cubre de cera de nueve colmenas por los ojos se le pone porotos, maíces en lugar de dientes y más porotos blancos por uñas, el brujo hace como que le está poniendo sus órganos mientras invoca a los dioses de los 4  vientos y grita que el campesino es lo único

que tiene para alimentar a su familia y hace otra invocación le presenta al muñeco al dios sol y al dios de la lluvia, quema hiervas y ese fuego sagrado, el humo le da al muñeco, mientras el hechicero embriaga a los asistentes que ven el trabajo para que estos no vean la llegada de los dioses a la tierra, solo el brujo los puede mirar.

Esta ceremonia se hace al mediodía al dueño del muñeco se le corta un poco el dedo meñique se le pone 9 gotas de sangre que se le hace caer en un agujero dejado a propósito en la mano del Canancol,

El brujo habla con el muñeco.

En este momento empiezas vivir y este señor es tu amo a quien vas a obedecer, sino los dioses te castigaran, el campo es tuyo y lo cuidaras de ladrones e intrusos esta es tu arma y le pone una piedra en la mano.

Autor: Elsy Alonzo

Aficionada a la lectura y escritura en especial a temas de leyendas.

Fuentes de información

  1. www.facebook.com

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Publicaciones relacionadas

El dedo misterioso le hacía señas

Leyenda de Ecuador. Una de las primeras leyendas de Quito del año 1534. En el convento de San Francisco había dos candidatos para curas, Antonio y Leónidas. Siempre estos metían relajo y bromeaban sobre sus superiores. Una noche en el

Leyenda del Alto Rey y el aceite de la cueva

Leyenda de España. Tres hermanos envidiosos y el aceite de la cueva. En el Sistema Central situada en la sierra al nornoroeste de la provincia de Guadalajara, su cima es sucesión de chicos repechos enfilados a lo largo de 3. 5 km,

Leyenda: El hombre caimán

Leyenda de Plato, Magdalena Colombia. Se trata de un individuo que se dedicaba acechar a las mujeres desnudas y se condenó para convertirse en una bestia cuerpo de caimán y cabeza humana. En Plato, cada año hay un festival en su honor

Leyenda: Mico-brujo o mona-bruja

Leyenda maya de Guatemala.- Se cuenta que en luna llena sale después de media noche una señora de aspecto terrible que se transforma en mico, que sale asustar a los pobladores que andan por calles solitarias. Dicen que la mona es un

La casa del Judío (hombre quemado vivo)

Leyenda de México. La casa marcada con el número 35 por la calle de San Pablo, del siglo XVII permaneció unos 300 años abandonada, y en el año 1896 empezó su reconstrucción, (hoy Escuela Medico- militar). La leyenda que rodea “La

Leyenda La Carbonera de Chuburná Puerto

Leyenda de Chuburná Puerto Yucatán. Desde alta amar, por las noches, algunos pescadores cuentan que ven a lo lejos grupos de incendios, en los terrenos de la carbonera.  Y en la playa se ven como fogatas y gente a los lejos.   Se

La Danza de la pesca de las Sardinas

Tradición Zoque. Entérate. La Cueva de las sardinas ciegas, adentro de la cueva hay un lago-arroyo, que por la oscuridad los peces están ciegos, los días grandes de semana santa, viernes, sábado y domingo los indígenas se dan cita en

Ahorcaron a un difunto: Leyenda Colonial

Leyenda de México. El 7 de Marzo de 1647 los vecinos de la Nueva España que transitaban por las calles delante de las Casas Arzobispales, como a las nueve horas de la mañana, veían admirados un evento muy frecuente en aquella época.