La calle del Arco de los padres Agustinos

(10 mar 2017) Leyenda de México. Los frailes Agustinos querían que el Rey les regalara la calle del Arco porque ya eran muchos y estaban muy incomodos y por otro lado los vecinos de esa calle no querían pues tenían que vender sus propiedades a estos santos varones por una suma irrisoria. Hasta el rey se quejaba del gasto excesivo que tenían. Ellos tenían muchas influencias para conseguir lo que querían.

El 7 de Junio de 1533 llegaron a México los padres Agustinos, su templo se estrenó en el año 1587 con festejos magníficos, un incendio acabó con su iglesia y en el año 1692 se terminó la segunda iglesia, preguntó asombrado el rey Carlos II ¿Acaso los muros son de plata? Por el gasto excesivo de la construcción.

Una manzana completa era la iglesia y el convento,  había  novicios que entraban a la Orden, quisieron construir un pasillo sobre un arco que uniese las dos casas, solicitaron permiso a las autoridades, y se hizo sobre un ancho macizo y alto arco de piedra un pasaje que tenía ventanas por los dos lados para que “sus reverencias los frailes crucen con comodidad la calle sin molestarse en bajar para atravesarla”.

 Le pidieron al Virrey don Gaspar de Zúñiga conde de Monterrey, que les diera toda la calle del Arco para cerrarla porque tenían urgente necesidad de agrandar la enfermería, el hospedaje de los novicios y profesores, querían un patio para hornos de pan y hacer una espaciosa antesacristía.

Los frailes no tenían “llenadera”

Los residentes de la calle del Arco y de las colindantes se enteraron, hicieron un largo escrito al ayuntamiento, los vecinos también hicieron otro escrito en el que decían que si accedían cerrar la calle, a él y solo a él, le exigirían el pago de daños y perjuicios.

El Nobilísimo ayuntamiento fue a la calle del Arco y al convento para ver si los frailes tenían razón o no,  lo que pedían. Irritados estaban los dos bandos, unos estaban de acuerdo con los frailes y otros con los vecinos.

Los vecinos apelaron ante la Real Audiencia, que los perjudicarían enormemente, los que vivían en la calle del Arco ¿Cómo iban a salir si cerraban? Se les obligaría vender sus casas a los frailes por un precio irrisorio que “estos santos varones querían apoquinar”.

Los ladinos freiles movieron grandes influencias

Los agustinos alegaban que ellos  eran ciento treinta, incomodos en pequeñas celdas además de cuarenta sacerdotes para dar misas en las iglesias y el convento era su casa, además abrían las ventanas y la calle era una vía de mucha gente que da para ir a los mesones y se escuchaban voces de afuera con conversaciones inapropiadas para los castos novicios y los gritos continuos de los oficiales, la música de los vecinos que estos eran los más escandalosos de la Nueva España, no tenían paz estos religiosos y eso les ocasionaba perjuicio a su iglesia.

También los vecinos dijeron que era una calle importante que pasaba  la acequia de Xochimilco y llegaba al convento de San Juan de la Penitencia  era una vía céntrica a dos calles de la plaza mayor, era el paso para ir al matadero, ir al tianguis de San Juan por ahí pasaban los mercaderes que introducían sus cargamentos que llegaba de Castilla, de Acapulco y del Perú.

Los Agustinos suplicaron al monarca que se pongan de su lado, hábilmente entretuvieron el lio por mucho tiempo para que su majestad proveyese a su favor, le escribieron que les hiciese el donativo de la calle del Arco, además hallaron con su dinero buenos padrinos cerca del soberano para favorecer su petición.

El Rey  con su rúbrica  mando el escrito

*“El Rey”

Presidente y oidores de mi Audiencia Real de la ciudad de México de la Nueva España, en mi consejo de las Indias se ha visto que me escribisteis en carta de doce de Diciembre del año pasado de 1602 y la planta y traslado del proceso que me enviasteis acerca del pleito que se ha seguido entre el convento de San Agustín de esa ciudad y algunos particulares de ella sobre cerrar una calle, y decís que habiéndose visto el dicho pleito por toda la Audiencia y ocularmente la calle y sitio que pretender tomar  y cerrar los frailes, y atentamente salió sentencia contra los frailes, declarando no haber lugar al cerrarse la calle y que estaba pendiente y concluso para determinarle en vista. Y aparecido bien lo que en esto habéis hecho y determinado y que no conviene dar lugar a otra cosa y así lo haréis y avisaréis de que está remediado  y proveído así. Yo el Rey –rúbria-.

Por mando del Rey nuestro Señor. Juan de Ibarra. –Rúbrica-“.

*Los padres agustinos se callaron, masticaban enojos en secreto, ya no dijeron “ni tus ni mus” a regañadientes aceptaron el real mandato de Su Majestad Católica don Felipe III y al fin se resignaron en las manos de Dios. De buena gana abrazaron la sentencia los vecinos y más aun los que tenían sus casas en la “calle del Arco”.

Durante varios días no durmieron en paz los religiosos, los vecinos para festejar pusieron música  constante, estallidos de cohetes, cantos alegres, y en los oídos púdicos de los novicios entraron frases quemantes que casi se los achicharraron y a todos les turbó la serena quietud en que estaban en el estudio de sus arduas teologías o soñando en las inefables delicias de la gloria.

*Párrafos del texto, Compendio de Historias Tradiciones Leyendas de las Calles de México.   

Autor: Elsy Alonzo

Aficionada a la lectura y escritura en especial a temas de leyendas.

Fuentes de información

  1. www.arcogestion.es

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Publicaciones relacionadas

La Cruz de la calle Del Arco

Leyenda de Taxco Guerrero. Un novio jamás debe llevar a un amigo casi a diario a conversar con la novia, es la mayor estupidez que puede hacer un joven o a la inversa. Una pareja con romance terminó en tragedia, el joven enamorado

La Calle del Fantasma del barrio de la Candelaria

Leyenda de Bogotá Colombia. Un lugar emblemático del barrio, una vía que eluden muchos vecinos. En la época de la Colonia, el regidor comisionó a un ingeniero de nombre Álvaro Mogollón que empedrase la calle, tenía que entregar el

Leyenda del Alto Rey y el aceite de la cueva

Leyenda de España. Tres hermanos envidiosos y el aceite de la cueva. En el Sistema Central situada en la sierra al nornoroeste de la provincia de Guadalajara, su cima es sucesión de chicos repechos enfilados a lo largo de 3. 5 km,

Leyenda de la calle de la Merced

Leyenda de México. Un fraile por sus virtudes y vida santa era ejemplo para los novicios, en la pintura era venerado, de repente con terror vieron como abría la boca de la pintura De Fray Leonardo, y dijo, “no me alaben más, soy un

La calle de los perros: Devorada por sus canes

Leyenda de Zacatecas. A Doña Nicolaza Rojas, la gente le decía, “Doña Cajón de Reales”. Se presumía que estaba reuniendo dinero para mantener a sus animalitos. Siempre decía, apenas tengo un cajón chico de reales. Su casa tenía

La Calle de las Tres Cruces: Fue por un amor imposible

Leyenda de Zacatecas. La casa de Don Diego de Gallinar era imponente, con sus tres pisos, junto a casas humildes  a sus lados. Don Diego era tío y tutor de su sobrina una muchacha joven y bonita, ella era Beatriz Moncada acababa de salir

El Callejón del Mono Prieto y su Bruja

Leyenda de Zacatecas. A la señora Doña Marciana Castillo le decían bruja, un alias bien ganado porque llevaba una vida extraña y misteriosa. Su casa estaba aislada de las demás, que formaban una antigua calle el de La Merced. Una

Ibis y el Ave Fenix: Ave sagrada de los Egipcios

Mitología Egipcia. El Ibis, de las aves era la más adorada. Estaba asociada a la Luna, sobre todo al dios Thot. Tenía su centro de culto en la ciudad  Hermópolis. En recientes excavaciones arqueológicas, en la tumba del tesorero real