Lestrigones gigantes canibales

(02 mar 2017) Son una población de gigantes caníbales una de muchas razas, eran los principales soldados en los ejércitos enemigos, los lestrigones estaban lo que es ahora Sicilia oriental. Se sabía que en este lugar un hombre que no duerma por cuidar al ganado ganaría el doble de sueldo cuando llegaban se daban cuenta que era un engaño, ellos eran su mejor comida.

Mitología griega, el Canto X de la “Odisea”, narra, que Odiseo y sus compañeros  llegan en embarcaciones  a Telépilo de Lamos, ciudad de “Los Lestrigones” a Lamos no se le menciona se sobre entiende que es el fundador de la ciudad.

Que en esta región un hombre que pudiera prescindir del sueño ganaría  doble sueldo como pastor de ganado vacuno o pastor de ovejas.

Los barcos entraron al puerto que estaba rodeado de acantilados solo había una entrada y los otros ahí dejaron las naves, Odiseo dejo su barco en otro lado del puerto amarrado en una roca, este subió por el acantilado para inspeccionar el lugar.

El rey Antífates se comió a un hombre

Odiseo al hacer el reconocimiento vio humo ascendiendo del suelo y mando a tres de ellos uno como heraldo para averiguar de los habitantes del lugar.

Vieron a una mujer joven en el camino, dijo que era hija del rey Antífates y los llevó a su casa. Ahí estaba una mujer gigante mandó a llamar a su esposo el rey Antífates quien dejo una reunión del pueblo, cuando llegó los vio agarró a uno  y se lo empezó a comer. Los otros escaparon.

El rey Antífates provocó un griterío que los hombre fueron perseguidos por los gigantes lestrigones estos les lanzaban rocas desde los acantilados y desbarataban las embarcaciones a los hombre los arponeaban como peces y se los devoraban.

Odiseo escapo en su nave

Odiseo escapo por que no estaba estacionado en el puerto, el resto de las naves y hombres se perdieron.  Algunos de los sobrevivientes se fueron a las islas Eea morada de Circe (una diosa hechicera, que convertía en animales a sus enemigos). 

Yyy ya.

Fuentes de información

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Autor, Elsy Alonzo

Aficionada a la lectura y escritura en especial a temas de leyendas.

Publicaciones relacionadas

Anfitrión Rey de Tirinto

Mitología griega. Anfitrión, hijo de Alceo y Astidamía(reyes), nieto de Perseo, bisnieto de Zeus. Anfitrión, su prometida Alcmena una mujer muy hermosa, era hija de Electrión rey de Micenas a este monarca lo atacó Pterelao un

Dios Priapo "Cuestiones de Tamaño"

 El dios Priapo es uno de los que se le atribuye el origen de la frase, "CUESTIONES DE TAMAÑO" aunque su inicio simbolizara la fecundidad del suelo, protector de jardines y posteriormente con la virilidad y el amor físico. El dios

La Túnica de Neso mitología

El centauro Neso trata de violar a Deyanira y Heracles o Hercules lo mata, agonizando el centauro le dice, a ella, que para que el amor dure para siempre que guarde un poco de su sangre. Deyanira estaba muy enamorada, cuando ya no confiaba

La caja de Pandora (mitología griega)

Pandora fue la primera mujer creada de arcilla por Hefesto (dios del fuego y la forja),  por orden del Dios del Olimpo  Zeus, le dio vida y se la envió a Prometeo,  quería vengarse por haber robado el fuego del Olimpo y dárselo a los

Deidades del amor de la mitología diversa

Estos dioses otorgan la más sublime felicidad, desdicha o perder a los hombres en el placer de la carne. En la antigua Irlanda, se bailaban alrededor de fogatas para venerar a al dios celta del amor “Angus”. En Japón su diosa

Escila y caribdis-azote de los navegantes

Al esquivar a una bestia equivalía ser presa de la otra, Eran el mayor peligro de los hombres de mar. El estrecho de Mesina es un cause que une las Costas de Sicilia. En su extremo estrecho mide 3 km; es ruta corta para llegar a la isla

Cuerno de la abundancia o cornucopia

Mitología griega.- La cabra Amaltea, amamantó al pequeño  Zeus, jugando y accidentalmente con su rayo rompió un cuerno de la cabra y como recompensa a Amaltea, ese trozo de cuerno le dio poder para que se le concediese lo que deseara.

Caronte mitología griega

Viejo barquero del infierno, los hombres griegos le asentaban una moneda en la boca a los difuntos, para que pudiesen pagar a Caronte por el transporte a las aguas por los ríos de Hades. Aquellos que no podían pagar vagaban cien años