La esquina de Los Dos Camellos de Mérida

(17 mar 2020) Yucatán. En la antigüedad las esquinas se nombraban por algún evento fuerte o físico, se ubica esta historia en la calle 49 x 66. Ahí les va esta; cuenta la leyenda, que eran dos hermanos judíos de nombre Pomposo y Rodrigo Carvajal, se dedicaban al comercio y viajaban en barco se bajaban y vendían, hacían trueques con sus clientes,  les ofrecían sedas, cerámica, baratijas y maderas finas y se regresaban en el navío por donde vinieron.

Vendían de todo, pero un día en un viaje en una tormenta en el mar se hunde el navío muchos se ahogaron pero ellos sobrevivieron. El naufragio fue cerca de Cabo Catoche logrando salvar un poco de la mercadería. Después del susto deciden establecerse en Mérida. Se hacen de una casa, y seguir trabajando como lo hacían.  Viajando pero ahora por tierra, se hacen de unas bestias (yeguas, mulas que se yo) pero ahí se van de madrugada de pueblo en pueblo a vender y cambiar sus artículos, eran muy trabajadores y hasta por las noches regresaban a su casa.

Los comerciantes locales se pusieron celosos

Cuando ellos se quedaban en su casa iba mucha clientela por los productos que tenían. Cuando ellos se iban con sus burros cargados de productos cuando llegaban a un poblado, claro que vendían, pero nadie les daba hospedaje, cuando lo pedían, ni agua les daban para sus animales, ellos buscaban hasta sartenejas o aguadas para calmar la sed. Así no aguantaban sus cuadrúpedos, de sed y cansados de trabajo se morían. Los comerciantes locales, por envidia por que ellos les iba bien en su comercio que, hasta el Santo Oficio les mandaron por que no iban a misa, los investigaron y salieron bien, pues no los quemaron vivos. Ya no tenían animales, para irse a vender a otros lugares, pero ellos ya habían hecho un dinerito.

Tuvieron la idea de comprar animales aguantadores

Animales que aguanten la sed por el clima de Yucatán, ¡ Camellos!, Tenían familiares en Orán población española con comercio árabe. Y compraron veinte camellos y los enviaron en una embarcación, porque estos si resistían.

Para mala suerte se hunde el barco, pero cerca de Cuba y solo cinco camellos se salvaron, uno de los hermanos Pomposo, se fue a Cuba y allí vendió tres a unos marchantes y el regresa a Yucatán con dos camellos, hembra y macho pues para que tengan camellitos.

Fue todo un éxito los camellos

Ahora el negocio iba mejor. La resistencia era buena, toda una algarabía en el lugar, la gente se levantaba temprano para ver como se iban cargados esos animales con sus dueños e igual de regreso. Cuando llegaban a un pueblo la gente les compraba algo con tal de ver cerca a estos grandes animales. Hasta las personas que venían de otro lugar, tenían que caminar para ver detrás de la albarrada a los camellos, cuando estaban en el patio de la casa. Ya en Santiago, durante muchos años, alternaban mulas, caballos y camellos era un digno paisaje en la calle por esos exóticos animales. Y como todo animal a veces se escapaban, corrían detrás de ellos y los regresaban a su lugar. No tuvieron camellitos, resultó que eran del mismo sexo. Rodrigo molesto contra Pomposo, que como no se dio cuenta. Se cuenta que vivieron más de cincuenta años. Por nuestros caminos andaban estos camellos resistiendo sequías y calores. La casa de los Carvajal fue conocida como La casa de Los Dos Camellos.

Que visitar en Yucatán

Chichen Itza, quiere decir en maya, “boca del pozo de los brujos de agua”. Un complejo de ruinas mayas que las edificaciones corresponden al período clásico tardío temprano (800-1100 d C). Valladolid o Sultana del Oriente, fundada en 1543 por Francisco de Montejo “El Sobrino”. Ya catalogado Pueblo Mágico de México. Progreso, su faro, malecón, su muelle construido 1937, sus playas blancas. Celestún, es un paraíso eco-turístico, su principal atractivo más importante es el avistamiento de flamencos más rosados del mundo. Su paisaje es catalogado como Patrimonio Mundial de la Reserva de la Biosfera. Y mucho más.

Yyyy ya.

Autor: Elsy Alonzo

Aficionada a la lectura y escritura en especial a temas de leyendas.

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Publicaciones relacionadas

La esquina del Niño Aparecido de Mérida

En una calle que tomaba el camino a Caucel (ahora 49 x 68) había una casa con estructura más grande que las otras, que eran de paja o de barro, como decían, esta casa era de “mampostería y teja” en su patio con albarrada baja se

La esquina del Degollado de Mérida

En el ángulo formado de Tecoh y el camino a Campeche. Ahora es la calle 60 x 67 centro. A las esquinas de Mérida se les nombraba por algo físico o hecho a una historia. Cuenta la leyenda, que don Lucas Pinzón un hombre joven que era

La esquina de La Veleta de Mérida

En la época de la Colonia había la costumbre de nombrar las esquinas por algo físico o por un evento fuerte a una historia. En esta casa vivía Hipólita una jovencita hermosa y le decían de cariño “Lita”, ella y su mamá doña

La esquina del Elefante de Mérida

Leyenda de Mérida. Esta ubicada en el Centro Histórico de Mérida, en la calle 46 con 65 Avenida 1ª de Mayo. Todos los que manejan por el rumbo tienen la tiribilla de alzar la mirada cuando llegan a la esquina para mirar al elefante,

La esquina del Loro de la ciudad de Mérida

Eran dos plumíferos cerca de la ventana, un loro parlante y un gallo, impuestos a un celibato por sus dueñas, parece que una noche el gallo incomprendido le dio un picotazo en el ojo y lo dejo “chop” al loro, creo que quería con

La esquina de "El Zopilote" leyenda de Mérida

Es una antigua historia de miedo, se cuenta que un ex marino español llegó a Mérida con una exótica ave de rapiña. Es la calle 70 x 65, esta narración es cuando era la época Colonial, en esa esquina tenía su casa un hombre

La Tatuana: sigue en su barco navegando

Leyenda de Guatemala. Fue condenada de hechicería y encarcelada. Esta situación la volvió demente que invocó al demonio. Éste la liberó, solo se le ve, en épocas de lluvias sobre un barco navegando en el océano. Se cuenta, que en

La esquina del Matadero Viejo

Leyenda de Mérida, calle 66 x 67, las esquinas desde la época Colonial se les daba el nombre por algún evento que haya pasado o solo por un objeto. Esta leyenda es de un romance del siglo XVIII, como siempre unos jóvenes se querían