Las brujas o nahuales de Tlaxcala

(14 jun 2020) Leyenda de Tlaxcala. Se cuenta que hace muchísimos años en un poblado hubo una época en que lo recién nacidos cuando amanecía estaban muertos. Se hablaba de una señora anciana que hacía meses que había llegado y dio la casualidad que después de que empezó a vivir en el lugar, ocurría cosas extrañas. Que ella realizaba magia negra con ayuda del diablo.

Muchos recién nacidos fallecieron, generalmente todos ellos no habían sido bautizados. Esta leyenda es prehispánica. Cuando se hablaban de las brujas o nahuales, estas se convertían en animales para entrar en las viviendas y les chupaban la sangre a los bebes. Muchos niños murieron durante la madrugada y coincidía la aparición de magulladuras en la espalda y pecho de los infantes.

Brujas en bolas de fuego

La gente del pueblo decía que por la noche las brujas convertidas en bolas de fuego volando por los cielos, hacen que los adultos tengan un sueño muy profundo mientras ellas entran sigilosamente y le chupan la sangre a los niños hasta que mueren. Se utilizó métodos para ahuyentarlas, le ponen unos listones a los niños en su manita, ponen tijeras abiertas en forma de cruz en los techos, ventanas y puertas. Y se calmaron las defunciones. 

En Chiautempan, es escenario de estos seres sobrenaturales. Se ven mucho en las Barrancas y puentes, hay grupos de pergrinos que caminan de pueblo en pueblo que ven las bolas de fuego que brincan sobre las ramas de los árboles. Muchos gritan, lloran otros rezan y le piden a Dios que los auxilie de estos entes. Hasta la fecha se escucha que se ven bolas de fuego durante la noche en ese lugar ya no atacan porque están protegidos con amuletos.

Yyyy ya.  

Autor: Elsy Alonzo

Aficionada a la lectura y escritura en especial a temas de leyendas.

Fuentes de información

  1. www.ahorainformate.com

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Publicaciones relacionadas

El Callejón del Tecolote: Reunión de brujas

Leyenda de Guanajuato. El primer camino de herradura para comunicar a la ciudad, era por la cuesta del callejón del Tecolote. En el año 1557 llegó don Perafán de Rivera con la imagen de la virgen de Guanajuato. Por esa pendiente pasaba

Las brujas Tlahuelpuchi son vampiras

Leyenda prehispánica de Tlaxcala. Se cuenta que son una entidad sobrenatural, entes femeninos pero también se maneja Tlahuelpuchi varones, que son vampiros y hechiceros. Tiene el poder de transformarse en “vapor de agua”. Se

El cerro donde todavía aparecen brujas

Huichapán Hidalgo, Pueblo Mágico. “Bruja” esta palabra no se dice en viernes, los pobladores ponen líneas de sal en sus techos (por si las moscas) para que no se les ocurra bajar alguna presencia nada agradable. En el cerro, las

La Boca del Diablo y la Mulata: Leyendas de Taxco

Leyenda de Taxco Guerrero México. La boca del diablo o pozo sin fin o Pozo Meléndez. También como la trompa del diablo. Se cuenta que esta gran hendidura circular, se desconoce su profundidad y se ha intentado averiguar, hasta ahora

La Cueva del Diablo: De Iztapalapa y de la Cañada del Lobo

Leyenda de México. El anciano es el mismísimo demonio. Lugar de hechiceros de los Tuxtlas hacen sus amarres, cultos y sacrificios especiales cada primer viernes del mes de Marzo. Todos los magos se reúnen en este lugar para adorar al

El Huay Kekén: Atemorizaba un cerdo maligno

Leyenda Maya Tenabo Campeche. Las palabras Wuay, huay, uay significa en maya hechicero, brujo capaz de transformarse en un animal que él quiera. Hace muchísimos años después de la media noche en la selva, habían personas sentadas en

Baba Yagá: Bruja Pata de Hueso

Del floclok de la mitología Eslava. Vive en el interior del bosque, rodeada de árboles y craneos luminosos. La protagonista es una anciana muy fea y huesuda, con dientes de acero y una narizota azul, tiene una pierna normal y la otra es

La Deuda del Diablo: Con éste siempre pierdes

Leyenda de México. Se cuenta, que en el Siglo XVII, en la Nueva España vivió un hombre avaro , miserable y cruel de nombre Rodrigo Hurtado de Alanís. Fue muy conocido por su depravación y por tantos sanguinarios salvajes actos que