Viajar en avión era un acontecimiento

(03 oct 2019) Hace muchos años, cuando uno viajaba en avión, se ponía ropa muy selecta, las mujeres hasta salían a comprar medias nuevas y si no tenías una bolsa que pegara con tu vestido, siempre una hermana o prima te prestaba una que combinara pero la conseguía, hasta al salón de belleza se sacaba cita con anterioridad y los hombres con traje y corbata, los zapatos bien boleados, bien peinados oliendo a perfume. Subir a una aeronave era reservado a una minoria, se disfrutaba el lujo, era una autentica aventura, estamos hablando de la Edad de Oro los años 50. Ahora, es habitual para la gran mayoría.

Que tiempos aquellos

Cuando entraba uno al aeropuerto, se creía uno “La mamá de Tawa”( un dicho popular, que se refiere a presumidos, en aquel entonces ese nombre era de una historieta “Tawa el hombre gacela”, personaje creado por Joaquín Cervantes Bassoco), seguimos; no te revisaban tanto (ahora, si no te pones abusada, ya mero te revisan el fundillo), entrabas al avión despacio y la cordialidad de las aeromozas, mirabas a tu alrededor, todos impecablemente vestidos, te sentabas y te ofrecían el periódico que querías leer, de comer, una bandeja de comida completa hasta postre y café, todos los artefactos donde te servían tenían el logotipo de la línea. Si tomabas vino, en copa de cristal  con su respectivo logo, después con ojo de águila descuidaban a la azafata y guardaban un traste de recuerdo en la bolsa, (yo tengo dos copas de cristal con logo), todo estaba incluido, que tiempos aquellos.

Ahora viajas con la ropa que estés cómoda

Viajar en avión era un “status” era un costo más fuerte,  porque podías ir a la capital u otro lado con menos gasto,  en barco, en camión tenías que cruzar pangas y en tren.

En aquellos tiempos, nadie, viajaba en avión con los pelos parados y de colores menos, ir de mezclilla nunca y menos con pantalones agujereados. Ahora, hasta en pijama he  visto gente que sube así, en chanclas y no porque no tengan zapatos porque así les da la gana de viajar, están cómodos y es válido, no todos,  por supuesto hay gente que va perfectamente vestida y arreglada pero otras, nada. Ya nada de comida dan,  si tienes suerte te darán una bolsa de dos galletas o de cacahuates, tienes que llevar dinero para que compres refresco si tienes sed. Por eso ya pasó a la historia el ir muy “elegante en avión”, ahora, hasta es más barato que ir en camión, si compras tu boleto en internet en la madrugada.

Mitos y leyendas de vuelos

Viajar en avión por primera vez, se siente mucha emoción y puede ser una experiencia abrumadora, es uno de los sueños del hombre. Tiempos remotos solo era privilegio de las aves. Uno de los mitos más conocido; se cuenta que si una mujer embarazada llega a dar a luz a su bebe en el avión, este infante tiene boletos gratis en esa línea para toda la vida.

Fila 13 no hay en los aviones. Es un número históricamente de mala suerte. Para evitar sustos e incomodidades entre pasajeros, la mayoría de aerolíneas ha decidido abstenerse de la fila 13.

Se cuenta; que más de 1000 aviones han desaparecidos por la zona del Triangulo de las Bermudas, Puerto Rico, Florida y Bermuda, que los pilotos ni de chiste vuelan cerca. Pero los pilotos siguen volando esa zona misteriosa.

Yyy ya.

Fuentes de información

1: www.buckerbook.es

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Autor, Elsy Alonzo

Aficionada a la lectura y escritura en especial a temas de leyendas.

Publicaciones relacionadas

El calzón de castidad era un imposible para el chacachaca

Leyenda de la Edad Media. Calzón de Hierro, que tenía llave que obligaban a ponerse a varias mujeres en esa época, para que no tengan amoríos con otros, se cuenta; hubo casos extremos que padres obligaban a sus hijos varones y mujeres

El callejón del Muerto era solitario y sombrío

Leyenda de México. Ahora es la calle Republica Dominicana. Corría los años 1600. En la ciudad de Manila se deslizaba la vida de don Benito Bernáldez, de pronto su esposa fallece y a él se le acabó su tranquilidad le vino una

La marca de fuego era de ultratumba

El espectro de un clérigo pecador vivía en el convento, durante muchísimo tiempo estuvo buscando quien lo escuchara. Había sufrido mucho el fuego del infierno para salir de ahí, tendría que buscar a alguien que le hiciera caso, con

El compadre era el diablo

Ponciano y Chirivas estaban muy apegados al padrino de este, siempre iban a las visitas periódicas del mentado compadre, cuando volvían de ahí se encontraban en estado lastimero y sanguinolentos. Tenía muchos libros con jeroglíficos