Agustina La Llorona, un espectro de terror

(06 nov 2022) Leyenda de Zacatecas. Cuando llega la tarde-noche todo el vecindario que está cerca del Cerro de Proaño, aligeran por llegar a sus casas. Nadie quería estar en las calles de Fresnillo al caer la noche, pero al mismo tiempo pocos se preguntaban el porqué del encierro. Estaban consientes de que cuando se iba el sol, debían  cumplir “toque de queda”. Foto de internet.

Los pobladores ya estaban acostumbrados a guardarse en casa, pero los llegaban de visita al lugar,  los forasteros atribuían como una broma esta práctica. Hubo un hombre que llegó a Fresnillo solo con la intención de pasarla bien (sí, a vacilar su punto llegó) se dice, que allí abundan las mujeres hermosas como si fuesen ramilletes.

Al caballero, los lugareños le advirtieron de no pararse por los barrios, por temor que se enamorara de alguna de las atractivas mujeres. Más de uno le dijo: - Mira Juan, no andes por esos rumbos por las noche, porque se te puedes aparecer la Llorona. Le provocaba risa, se quedaba callado. 

Los jóvenes tenían fama de entrones. El hombre preguntó a un poblador sobre La Llorona, diciendo que en la ciudad de México hay una llorona que existió en el Virreinato o la Colonia pero no se imaginó que en Frenillo hubiera otra Llorona. La leyenda de esta Llorona, es cuando se trabajaba cerca de despeñadero cerro, se acostumbraba llevar comida a los mineros al medio día. Iban las los hijos o esposas, cualquier familiar. Con canastos conteniendo la comida y hasta postre.

Agustina era la esposa de uno de los mineros, siempre iba muy bien vestida con su pelo largo hermoso y con listones. Con arracadas, con un rostro bello. Era un orgullo llevarle la comida a su marido. A veces  llevaba a sus hijos y todos ellos comían juntos alrededor del mantel. De lunes a viernes era este ritual, pero hubo un mal día que destrozó de una manera violenta esta tradición familiar, pasó una tragedia. 

Agustina llegó más temprano que de costumbre y alcanzó a ver cómo su esposo se despedía amorosamente de una jovencita. Hizo el coraje de su vida, enmudeció, la ira le consumía las entrañas, se acercó a su marido y le entregó la canasta de comida y no hablaron para nada. Dos días después, el esposo de Agustina le dijo, que no le llevara la comida porque ya tenía otra mujer (desgraciado, mentecato). Al escuchar esto, Agustina enloqueció y emprendió la carrera al precipicio del cerro, para arrojarse. ¡Y se arrojó!. Su destrozado cuerpo fue encontrado días después y le dieron sepultura. Los hijos lo cuidaron los parientes. Pasó el tiempo y Agustina se empezó a olvidar. Sin embargo una fría tarde hacía el rumbo de las Delicias se escuchaban, gritos escalofriantes que gritaba ¿Qué será de mis hijos? ¡Ay de mis hijos!. Decían que era alta, bien vestida de pelo negro y corría de un lado a otro, llorando y gritando. Los vecinos de distintos barrios la escuchaban algunos aseguran haberla visto apenas oscurecía. Se afirmó que era Agustina, la que se había arrojado a las profundidades de un barranco del cerro de Proaño. Luego que el marido la engañara con otra mujer. Ahí fue cuando se empezó a decir Agustina la Llorona y acerrarse en sus casas apenas se iba el sol. 

Autor: Elsy Alonzo

Aficionada a la lectura y escritura en especial a temas de leyendas.

Fuentes de información

  1. intriper.com

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Publicaciones relacionadas

La Llorona: Espectro bipolar

Leyenda de Honduras. Se dice, que la Llorona tiene un aspecto escalofriante, es una mujer vestida de blanco, delgada, alta, de cara cadavérica y larga cabellera negra, que acostumbra asustar a las personas en los ríos y caminos

La llorona y su sollozo nocturno

Leyenda de Uruguay. Un joven, una noche salió a divertirse y en el lugar conoció a una hermosa muchacha, que a él le encantó su manera de ser, así pasaron las horas juntos cuando ella decidio irse, él insistió en llevarla para saber

La Mina El Edén y el Tesoro del Cerro de Xoconostle

Leyenda de Zacatecas. Después de la fundación de la ciudad, se fundo la “Mina del Edén” que producía oro y plata fue en los Siglos XVII y XVIII. Cuenta la leyenda, de un minero llamado Roque que descubrió una pepita de oro muy

Las Brujas del Cerro de San Miguel se lanzaban en picada al pueblo

Leyenda de Atlixco Puebla. Las bolas de fuego que rodeaban el cerro parecían bailar, eran brujas que ahí se reunían para ir al pueblo y olfatear a sus víctimas. Hace muchos años, al llegar la noche los pobladores cerraban sus ventanas

El Piuchen criatura sanguinaria

Leyenda de Chile. Se describe como una serpiente voladora, pero puede cambiar de culebra, a pez, a ave, a murciélago hasta a un humanoide. Se dice que su cuerpo está lleno de hiervas y arbustos y le salen como cuernos en toda su

La Llorona: un ente que recibió su castigo

Leyenda Prehispánica Náhuatl. En el lago la mujer vestida de blanco sigue apareciendo, lamentándose buscando a sus hijos, gritando ¡Ay mis hijos! Se cuenta, que Cihuacóatl fue una mujer que perdió a su esposo en una contienda y

El Callejón del Tecolote: Reunión de brujas

Leyenda de Guanajuato. El primer camino de herradura para comunicar a la ciudad, era por la cuesta del callejón del Tecolote. En el año 1557 llegó don Perafán de Rivera con la imagen de la virgen de Guanajuato. Por esa pendiente pasaba

La Sucia: espectro con vestido de novia

Leyenda de Honduras. Esto pasó hace muchísimos años. Era una muchacha muy hermosa y trabajadora, hacendosa con sus padres, los ayudaba en todo lo que le pedían. Era de buena familia, la chica de 15 años se enamora de un joven