La china Hilaria burló al demonio

(07 oct 2016) Leyenda de Aguascalientes. La china Hilaria, una hermosa mujer que vivía en el Barrio de Triana ahora “Encino”, corría 1866 era entrona y coqueta, pasaron eventos sobre su persona. Había una pulquería famosa en el Barrio de Triana, su nombre “Pulquería de las Chinas” lo atendía 3 hermanas bonitas que no se dejaban de nadie, Micaela, Andrea e Hilaria, todos las respetaban.

La pulquería estaba en el centro del barrio, sus clientes más frecuentes, los viejos de las guerras de Reforma e Intervención, mucha camaradería rememoraban contando anécdotas.

Eran queridas de un famoso bandido

“La pulquería de las chinas” un cliente asiduo era el bandido famoso Juan Chávez le decían el “terror de Aguascalientes” así como sus compinches sus “capitanes”, Bueyes Pintos, Pantaleón el Cuate y el Chato Góngora, varios escándalos hicieron en la pulquería, ellas se parecían a estos hombres cuando ellos se iban de viaje, se cuenta que salían a saquear a los viajeros.

Ellas vestidas de hombres, amarraban a sus víctimas para robarles, después en otro lado se cambiaban, se ponían sus vestidos elegantes y se comportaban como unas verdaderas damas.

Ellas hacían faenas duras propias de hombres, eran fuertes

Era sábado de gloria, las chinas con la guitarra tocaban y cantaban las mañanitas en la pulquería reunida con los amigos, al calor de los pulques, los asistentes contaban sus hazañas y aventuras.

Blas, bebía y observaba a los relatores, tenía dos personalidades en su juicio, “serio de pocas palabras”, pero con tragos, “era a todo dar”, cuentero, “le ponía mucha crema a sus tacos”, tenía una libreta llamada “chistera” podía estar horas leyendo sus chistes a la concurrencia.

Él pidió permiso a Hilaria que fue señora de Pantaleón el Cuate para contar un relato de este;* “Cómo todos ustedes saben, mi amigo Pantaleón fue uno de los ayudantes del coronel Juan Chávez y por lo mismo estaba acostumbrado a excederse de lo lindo y gastar hasta las yeguas, para darle gusto a su preciosa china Hilaria que portaba las más finas telas para sus ropas y era la envidia de todas las mujeres, más por el donaire con que las llevaba y su hermosura”.  

“Trabajar” a Pantaleón se le enchinaba el cuerpo

Blas siguió hablando; cuando mataron a Juan Chávez 1869 el 15 de Febrero, Pantaleón entendió que ya no podía darse la gran vida, solo pensar que tenía que trabajar lo deprimía, pensaba que su china ya no iba a tener sus buenos rebozos ni sus franelas de castor, le atormentaba la idea que ya no podía fanfarronear en las cantinas como antes.

Se le enchinaba el cuerpo en pensar en trabajar, ya era imposible la vida de salteador pues su jefe ya había muerto. Todos sus compinches del jefe y su viuda sabían que él tenía un tesoro guardado.

Sabían que el jefe ocultó un tesoro

Juan Chávez ocultó su tesoro en una cueva del Cerro de los Gallos, Pantaleón decidió ir por el tesoro acumulado por los asaltos de Juan ya que también era de él, pues era su compinche.

Pantaleón antes del amanecer, salió para el Cerro de los Gallos volteaba a cada rato, para ver que nadie lo seguía, llegó al cerro  recorrió todas la cuevas, vericuetos del lugar, pero nada.

Llegó la noche, se sentó y se quedó  dormido, escucho con una voz de ultratumba que le dijo; El famoso tesoro de Juan Chávez no existe, es inútil buscarlo, pero él podía hacerlo muy rico y seguir con la vida de desorden  que le gusta. A cambio, que le diera trabajo todos los días porque se fastidiaba y el día que no pudiera, tenía que entregar su alma.

Pantaleón supo enseguida que era el demonio, si no aceptaba se iba a morir de hambre, no sabía trabajar y perdería a su hermosa mujer  la china Hilaria, acepto el pacto. Pantaleón bajando el cerro, toco sus bolsillos estaban llenos de oro y se puso feliz. Llegó a su casa y le dijo a su señora que era muy rico, que encontró el tesoro de Juan Chávez su futuro era bueno.

Hilaria no estaba convencida

La china Hilaria era ambiciosa, no estaba convencida pero estaba contenta, hablo con sus hermanas ya para cerrar el negocio y salir a pasear,  a las otras no les pareció sentían que la pulquería era muy divertida.

Pantaleón desayunaba y le dijo la sirvienta que un hombre lo vino a ver, se dio cuenta que era el diablo por el trabajo, Pantaleón le pidió que vaya a comprar la hacienda que estaba cerca de la cantera, siempre quiso tener una propiedad. En la tarde se presentó con los papeles para que firmara Pantaleón que lo acreditara dueño de la propiedad.

Todos los días por la mañana se presentaba aquel hombre, le dijo que hiciera una delimitación del terreno que le llevaría mucho tiempo, le pidió que sembrara flores, después que sembrara frutas, después que haga una presa, que hiciera canales de irrigación.

Así inventaba a diario algo

Cosas lógicas y absurdas todo lo hacía, sus deseos eran cumplidos por el demonio. Pantaleón estaba triste se le veía abatido, callado hasta su pelo se le empezó a caer, se le quitó el hambre.

A la china Hilaria se preocupó como estaba su marido, una noche vio como lloraba Pantaleón aquel hombre valiente, ella lo zarandeo y lo obligó que le dijera que pasaba- el tesoro de Juan Chávez era mentira le contó el pacto con satanás y le tenía miedo-.

La china Hilaria lo escuchó y soltó una carcajada -¿Porque no me dijiste el trato con el demonio?- , Duérmete,- desde mañana yo me encargo de darle trabajo, trabajara toda su vida o que se largue para siempre-.

Pantaleón pensó que su mujer estaba loca, no durmió toda la noche viendo que su mujer,  bien que descansaba. A la mañana llegó, y la china le dijo que Pantaleón estaba enfermo y que ella se encargaría del trabajo de él y que lo esperara un momento, la china Hilaria se cortó, un largo chino de su pelo y le dijo -“mi marido dice que mientras sana que cepille este cabello hasta que quede bien lacio”-.

El diablo pensó que Pantaleón se había vuelto loco

“-Dígale que al rato regreso-”  con risita se fue el demonio. En la calle estaba tratando de transformar en alambre el cabello, era inútil tardó horas, regreso a la casa para avisar que  al día siguiente  lo llevaba alaciado. Pasaron días el hombre no regresaba, Pantaleón se sentía tranquilo, sabía que regresaba cualquier día por trabajo eso lo hacía temblar.

Pasaron años, Pantaleón y la china Hilaria sentados en su  hacienda a las orillas de un arroyo, vieron al diablo sentado tratando de estirar el cabello, gritaba -Ya mero termino-  y la china le mostraba su enorme cabellera.- “Dese prisa que le faltan muchos por alaciar”-

El diablo vio la  cabellera de Hilaria aventó el cabello que tenía en la mano, ¡Me doy por vencido, aquí se termina nuestro pacto! La china y Pantaleón se abrazaron eran ricos y se quitaron al diablo de encima.

Pasó el tiempo, como no trabajaban solo gastaban, empezaron a quedar pobres, Pantaleón murió y la china atendía la pulquería.

La gente que conoció la audacia de la mujer, cuando alguien se pasa de listo dicen; “Hijo de la china Hilaria

*Leyendas y mitos de México.

Compiladora.-Sandra Garíbay Laurent

Autor: Elsy Alonzo

Aficionada a la lectura y escritura en especial a temas de leyendas.

Fuentes de información

  1. digitalbricks.com.mx

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Publicaciones relacionadas

Leyenda de Cantuña de como burló al rojo

Leyenda de Ecuador. Se cuenta, que en la época colonial el indígena Francisco Cantuña, ya estaba cansado de trabajar, no podía más, sino entregaba en el tiempo convenido la obra se iba al presidio y le pidió ayuda a satanás, le dijo

La música del diablo: El violín herramienta de satanás

Que habían visto al diablo tocar el violín. Le decían, la caja del demonio. Desde siglos pasados el baile y la música tiene una relación de diferencia con la iglesia por los ritos paganos, se supone que los instrumentos musicales

El diablo en los antros de Mexicali

Leyenda de Mexicali. Se cuenta, que el diablo apareció en un antro muy concurrido de la ciudad, esto ocasionó que la asistencia disminuyera de los bares y discos, la noticia se regó por todos los estados. Poe los años 60 en la calle

La Calle del Manco (le da la mano amputada el día de la boda)

Leyenda de México. En el siglo XVIII un capitán de nombre Diego Ginés fue el protagonista de esta leyenda. Era un déspota, arrogante, temerario y un don Juan, llevaba una vida sin límites en cuestión de amores, se arriesgaba en

La bruja que aprisionó almas de niños en un árbol

Leyenda de Aculco, Estado de México. Existe un apocalíptico árbol que tiene una aterradora historia. Se cuenta, que por venganza, una hechicera encerró las almas de unos niños. Aculco es un lugar de mucho frio y bello. Es hermoso por

La Mina El Edén y el Tesoro del Cerro de Xoconostle

Leyenda de Zacatecas. Después de la fundación de la ciudad, se fundo la “Mina del Edén” que producía oro y plata fue en los Siglos XVII y XVIII. Cuenta la leyenda, de un minero llamado Roque que descubrió una pepita de oro muy

Martín Busca: Fue más astuto que el diablo

Leyenda de Chile. Se cuenta que fue uno de sus conocidos que lo aconsejó y otros que no, a él solo se le ocurrió. En el panteón #3 de Playa Ancha, hay una tumba especial que se habla de pacto con el maligno y de cómo lo burló. La

La mesa maldita de la iglesia Parinacota

Leyenda de Chile. La muerte paseó incontable veces por las calles de Parinacota. Un aire helado enfriaba los muros del pueblo. No había nada que hacer. Aquella mesa endemoniada se arrastraba por las noches aterrorizando a los lugareños