La Tumba, encadenada para que los restos no salieran

(02 sep 2022) Leyenda de Sinaloa. Los enterraron en la misma caja y los sepultaron. Pero al día siguiente aparecían los cuerpos tirados en la calle, lejos del panteón, alguien sacaba los restos para que no descansaran en paz.

Era el año 1890, en Elota, municipio de La Cruz, se encuentra el cementerio donde se encuentra la tumba encadenada. Esta leyenda le pertenece a dos consanguíneos a Pedro y Rosa dos amantes que vivieron en la población que tenían una relación prohibida porque eran hermanos. Una relación de amor a escondidas, tanto que los familiares y la gente del poblado se horrorizaron de la situación. Se dieron cuenta y se dieron a la tarea de castigarlos. Les dieron una paliza, además los apedrearon hasta matarlos, los lincharon.

Inmediatamente agarraron los cuerpos y los dos los pusieron en una caja, y los llevaron al cementerio a enterrar. Pero pasó algo inexplicable al día siguiente, los dos cuerpos estaban tirados en la calle lejos del panteón, alguien durante la noche los sacó y los tiró ahí. Los pobladores los volvieron a sepultar en su lugar y al día siguiente lo mismo, los restos tirados, como que alguien los sacaba y no quería que estuviesen en ese camposanto. La leyenda  cuenta que el diablo los sacaba del cementerio por causa de su pecado, para que sus almas no descansaran y estén con el maligno.  

Para que los restos no fueran sacados otra vez por el demonio. A la caja la encadenaron, ademas que en la tumba le pusieron una lápida pesada con cruces alrededor y cadenas, que para ahuyentar al maligno. Y así el diablos ya no pudo sacarlos. Se cuenta, que en ese cementerio por las noches se oyen lamentos desgarradores y cadenas, escuchan como cuerpos arrastrándose, bueno eso dicen. En los días de difuntos, los nativos no les llevaban flores sino hoja de maíz que porque eran unos animales.

Autor: Elsy Alonzo

Aficionada a la lectura y escritura en especial a temas de leyendas.

Fuentes de información

  1. www.facebook.com

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Publicaciones relacionadas

El ahorcado del panteón de Hocabá

Leyenda de Yucatán. Los pobladores, aseguran a ver visto a un hombre colgado en un árbol que está dentro del panteón, enseguida lo reportan a las autoridades, cuando llegan no hay nadie. Se dice, que los ahorcados están condenados a

La Silla del Cementerio y El Gua gua Auca

Leyenda de Ecuador. Los guardias del panteón, fueron testigos de las visitas del enamorado. Decidieron colocar su silla en su tumba. El idilio de amor que tuvieron Josef y Elizabeth fue verdadero. Dos extranjeros y su repentino

Regresó para ceder su tumba

Leyenda Temax Yucatán. Lo enterraron vivo, salió y fue a su casa. Don Antonio murió del corazón y lo sepultaron, cuando despertó, se dió cuenta, que lo habían enterrado, empujó y empujó hasta que logó salir, para ceder esa

La llorona y su sollozo nocturno

Leyenda de Uruguay. Un joven, una noche salió a divertirse y en el lugar conoció a una hermosa muchacha, que a él le encantó su manera de ser, así pasaron las horas juntos cuando ella decidio irse, él insistió en llevarla para saber

La Piedrona de Chiapas y la Mujer de la Piedrona

Leyenda de Villa de Corzo, Chiapas. San Pedro Buena Vista. Cuenta la leyenda, en la época que se podía bañar en los ríos y a pescar con dinamita, un niño llamado Casiano (un hijo de la fregada como decía su abuelo) acompañó a sus

Gático: Una incognita ciudad minera

Leyena de Chile. Leyenda de una población en los límites históricos de Chile, Gatico. Con una casa Señorial. Una ciudad desaparecida. Fue un potente centro minero, urbano y portuario. Una ciudad minera al sur de Tocopilla al norte de

Martín Busca: Fue más astuto que el diablo

Leyenda de Chile. Se cuenta que fue uno de sus conocidos que lo aconsejó y otros que no, a él solo se le ocurrió. En el panteón #3 de Playa Ancha, hay una tumba especial que se habla de pacto con el maligno y de cómo lo burló. La

La dama tapada: Olía a nardos y violetas

Leyenda de Ecuador. Es del folklore popular, se escucha desde el Siglo XVII en Guayaquil. Esta leyenda cuenta que esta mujer misteriosa y siniestra, que nadie le ha podido ver el rostro, se aparecía después de la media noche, pero solo