Leyenda: El perro del agarrotado

(23 jun 2012) Leyenda de México. En la época de la colonia, era mal visto la mezcla de razas en la Nueva España, los nativos como por los conquistadores, por eso los mestizos eran discriminados eran considerados lo peor de ambas estirpes. Su hermana ayudó al Santo oficio para que lo maten. Una criatura infernal aparecía aullando. La reivindicación de Lazaro. 

Una indígena y un soldado español, de esa unión nació Lázaro, él cuando supo que estaba embarazada abandonó a la mujer. Pasaron los años, era un joven Lázaro y  estaba enamorado de una criolla, y ella también le hacía ojitos.

La pareja mantuvo en secreto su amorío, sabían que los padres no lo aceptarían, estuvieron así un buen tiempo hasta que su padre de la joven los descubrió, muy molesto juró vengar con sangre la ofensa. El padre internó a su hija en un convento; se dirigió al Santo Oficio y acusó a Lázaro por brujo y hechicero de esta manera logró que su hija se enamorara más de él. La hermana de Lázaro ayudó a los inquisidores, que se presentaron apresar al muchacho.  El  fue aprehendido y llevado al calabozo, por las influencias del padre de la joven la sentencia del Tribunal inquisitorial fue rápida, fue condenado a morir por el tormento del garrote. El mestizo murió al poco tiempo, un extraño perro apareció, que su aullido amedrentaba y mantenía con miedo a la población.

Una criatura infernal aparecía

Se decía que el animal aparecía cuando alguien perdía la vida, la gente evitaba salir a la calle para no ver a la criatura infernal.

Una noche la ronda vio como el perro entraba a la casa de la hermana de Lázaro, ella se casó con un hombre rico, la mujer vio cerca de su cuarto como se materializaba un espectro que se le hacía conocido.

La mujer aterrorizada vio a su hermano Lázaro se arrodillo y le pidió perdón por haberlo entregado, lagrimas y desesperación sintió, cegada por el miedo tomó un cuchillo se lo clavó en el pecho quitándose la vida. Su marido fue testigo de los hechos, solo dijo que un perro apareció en su casa. La gente decía que era un mensajero de la muerte. Los rumores llegó al padre de la joven que sentía miedo por lo ocurrido meses atrás.

No olvidaba de haber acusado falsamente al mestizo de hechicería, al Santo Oficio y haber sobornado a la hermana de Lázaro para que lo delatara, lo inundaba el terror y lo paralizaba pensando que Lázaro volvió de la tumba para vengarse.

El señor salió a convivir con sus amigos en la taberna cuando regresó a su casa, las calles era sombrías, lúgubres, se oía eco de sus pisadas, tuvo la sensación que alguien lo seguía, llegó a su casa intentó abrir el portón, una sombra se acerco junto a el, los vellos de su nuca se erizaron y sintió un peculiar viento helado, volteó y lo que vio lo dejo paralizado de terror, escucho un grito que brotó de sus labios.

El cuerpo del hombre fue encontrado muerto tenía en el cuello la marca de unos colmillos, la trágica noticia corrió, el perro atacó de nuevo. Todo indicaba que era Lázaro, el mestizo que murió injustamente, las autoridades del Santo Oficio se enteraron sabían que ellos faltaban en la lista.

La reivindicación de Lazaro

Con miedo ante su inminente asesinato, exculparon post- mortem al agarrotado, para que su nombre este limpio, mandaron varios pregoneros a las ciudades para informar a la gente la reivindicación del joven. En la última misa los asistentes sintieron un viento helado en ese instante se oyó los aullidos del perro además de golpes y arañazos, toda la gente creyó que su muerte había llegado. La puerta del templo se abrió apareció un hombre con un perro, era Lázaro pidió a los feligreses no tener miedo no buscaba venganza solo cristiana sepultura a su amada había muerto al escapar del convento. La figura del agarrotado se desvaneció solo quedó el perro para guiar a la gente, al cadáver de la criolla que permanecía sin ser descubierto.

Se cuenta que el perro terminó su misión y aun se escucha sus aullidos lastimeros. Foto de interne.

Autor: Elsy Alonzo

Aficionada a la lectura y escritura en especial a temas de leyendas.

Fuentes de información

  1. masleyendas.com

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Publicaciones relacionadas

Leyenda: El perro Fulgencio

Leyenda de Veracruz, México. Se dice; que en el municipio de Alvarado, vivía un hombre de mala reputación, déspota, egoísta, ratero de cosechas y  acosador de mujeres, se le dio por perseguir a las adolecentes, Fulgencio lograba

La esquina del perro que se enfrentó con el demonio

Leyenda de Campeche. Los ladridos del perro y los rugidos de una bestía se escuchaban dentro de la habitación de la niña. La esquina del perro, se encuentra en la calle 16 x 43 antes Argentina. La construcción tiene teja francesa que

Leyenda : las momias de Guanajuato

Leyenda de las momias de Guanajuato.- En los años 1830 había una terrible enfermedad la peste, que causo muchísimas muertes, las personas tenían miedo de ser contagiadas y evitaban salir a las calles, cuando morían los enterraban

Leyenda la Anaconda Dorada.

Leyenda de Argentina. Se cuenta que hace muchos años un pastor se encontró los restos de un animal y decidió seguir las huellas,  llegó a un escondite una cueva pequeña, había mucha vegetación. El joven entró gateando, adentro de

Leyenda: El espectro del perro

Leyenda de Guerrero. Un arqueólogo entró a investigar las grutas su único compañero fue su perro, quería hacer una buena investigación pensaba que su expedición le daría fama. El perro sirvió de guia para su rescate. En las grutas

La casa del Judío (hombre quemado vivo)

Leyenda de México. La casa marcada con el número 35 por la calle de San Pablo, del siglo XVII permaneció unos 300 años abandonada, y en el año 1896 empezó su reconstrucción, (hoy Escuela Medico- militar). La leyenda que rodea “La

Leyenda La Carbonera de Chuburná Puerto

Leyenda de Chuburná Puerto Yucatán. Desde alta amar, por las noches, algunos pescadores cuentan que ven a lo lejos grupos de incendios, en los terrenos de la carbonera.  Y en la playa se ven como fogatas y gente a los lejos.   Se

El Gusano de Oro y el Carruaje de la Muerte

Leyenda de Guerrero. En el poblado El Liberal, del municipio de Teloloapán, vivía un campesino de nombre Otoniel, que se dedicaba a la milpa, sembraba calabaza, maíz etc y además tenía algunas vacas y puercos. Un día araba la tierra,