Leyenda del Alto Rey y el aceite de la cueva

(03 oct 2017) Leyenda de España. Tres hermanos envidiosos y el aceite de la cueva. En el Sistema Central situada en la sierra al nornoroeste de la provincia de Guadalajara, su cima es sucesión de chicos repechos enfilados a lo largo de 3.5 km, destaca de oeste a este, la ermita del Santo Alto Rey. Se cuenta, que el señor (jefe) y brujo de una tribu era dueño de mucha riqueza y dueño de miles hectáreas de tierra.

El jefe y brujo, era el propietario de mucha fortuna y de héctareas de terrenos, en lo que hoy es Zaragoza, Soria y Guadalajara. El señor enviudo se hizo cargo de sus tres hijos, estos eran envidiosos, codiciosos solo querían la herencia de su padre.

Los tres hermanos envidiosos

Las peleas y enfrentamientos de los hijos eran duras, eso causaba mucha tristeza al padre. Harto, le dio un ataque de ira que decidió echarles una maldición, que pudieran verse y no hablarse, los convirtió en altas montañas que los puso en cada extremo del territorio, para que lo vean las otras tribus y sirva de ejemplo. Moncayo, Ocejón y Alto Rey los nombres de las montañas, de sus tres hijos.

Leyenda, el aceite de la cueva

La ermita se encuentra en la cima de la montaña. En la parte baja, de la ermita del Alto Rey, en el sur, una cueva, de donde salía el aceite que venía del altar del santuario. El sacristán que cuidaba y vivía en la ermita, a diario recogía en un traste el aceite, servía de combustible para las lámparas para dar luz en el altar, compartía quehaceres con los monjes que subían a rezar, llegó una época muy difícil de hambre y carestía, el sacristán un día que no tenía que comer encontró un mendrugo de pan duro y le puso el aceite y lo comió, Se cuenta, que desde aquel día, dejó de salir  aceite y en su lugar agua.

Fuentes de información

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Autor, Elsy Alonzo

Aficionada a la lectura y escritura en especial a temas de leyendas.

Publicaciones relacionadas

El Lagarto de Malena o Lagarto de Jaén

Jaén, es una ciudad de Andalucía y ostenta el título de <> conocida como la “capital del Santo Reino”. Está al pie del cerro de Santa Catalina con calles empinadas, sus alrededores son tierras fértiles. Su producción

La leyenda del Rey Arturo y Excalibur

El rey Uther le pidió una magia a Merlín (con la condición que si hay un producto se lo diera al hechicero), para acostarse con una mujer que lo enloqueció, por esa noche de pasión nació Arturo. Gracias a Merlín el rey  Arturo

La leyenda del Rey Salomón.

Hasta en el palacio llegó la trifulca de las mujeres por el niño. Nunca había tenido un conflico así, ahora si necesitaba la sabiduría que Dios le había dado, el Rey Salomón ordenó a su soldado matar al niño y dividirlo en dos

La cueva de Chepa leyenda de Chiapas

Chepa le propuso irse con él y sabía donde podían esconderse, el ingrato después de darse gusto con ella la abandonó. Paco era de familia adinerada la gente de él decían que era poca cosa la muchacha pero seguían viendose a

La cueva del toro su leyenda

En la antigüedad cuando los españoles conquistaron México en una loma de Morelia se ubicaba la vivienda de la hacienda “Del Zapote” llamado así por un viejo y frondoso árbol que ahí se encontraba. Ahora solo existen ruinas que

Juana la loca Reina de Castilla la apartaron del trono

Según la leyenda, enloqueció de celos por el marido Felipe I “El Hermoso” haciendo crisis su amor por la pronta muerte de su consorte. Juana nació en el año 1479, fue la tercera hija de los Reyes Católicos, Isabel Castilla y

Penélope, símbolo de la fidelidad conyugal

Mitología griega. La Reina Penélope, es considerada como la representación de la “fidelidad conyugal” porque espera el regreso durante veinte años a su esposo que fue a la Guerra de Troya. Mientras, Odiseo su esposo rey de Ítaca

El duende de El Retiro que maravilló al Rey Felipe V

Leyenda de Madrid. Se cuenta, que los novios que ven al duende, tendrán la suerte de tener una relación apasionada y para siempre. El Retiro, es un parque madrileño que en la antigüedad fue cobijo del Rey de la dinastía Borbón,