La esquina del Loro de la ciudad de Mérida

(07 mar 2017) Eran dos plumíferos cerca de la ventana, un loro parlante y un gallo, impuestos a un celibato por sus dueñas, parece que una noche el gallo incomprendido le dio un picotazo en el ojo y lo dejo “chop” al loro, creo que quería con él. Dos damas Purita y Pepita, eran las dueñas. Otra noche le asestó otro picotazo y lo dejó ciego. Hasta que un día amaneció bien tieso.

Leyenda  de Yucatán.-  Era el siglo XVIII, donde se formaba las calles de Chuburna y Santa Lucía había una casa baja (62x55) ahí vivían unas señoras de edad  respetables estas damas cada semana tenían que confesar sus pecados sino, no podían comulgar el Domingo.

Estas señoras eran dueñas de un loro y un gallo, el loro parlante en su jaula pegado a la ventana de la calle saludando a todos. “Buenos días, buenos días, buenos días”. Estas dos aves no estaban conformes con su celibato impuesto por las dos mujeres, le pesaba más al gallo, en cuanto al lorito se pasaba ingiriendo chocolate y frutas de la temporada suministradas por las señoras.

Le asestó otro picotazo y lo dejó  ciego

El loro tenía un solo ojo se lo había extirpado el gallo de un picotazo en una crisis de nervios, a la hora de dormir los cuatro se dirigían a la habitación los plumíferos en su lecho colgantes y tenían su cesta si querían bajar y ahí reposaban.

En una de esas noches el lorito se dirigió al gallo y este molesto le dio un picotazo perdiendo el otro ojo, las buenas mujeres lo atendían durante el día, lo seguían atendiendo celosamente pero ahora a todos los que pasaban les decía; Buenas noches…buenas noches… buenas noches, como eran ya varios años en esa época ya le decían “la esquina del loro”.

Un día amaneció tieso el lorito.

 Purita y Pepita procedieron a la inhumación, la jaula vacía cerca de la ventana, todos los vecinos preguntaban por el plumífero, así paso el tiempo hasta que un día la jaula la ocupó un loro de madera igual que el anterior.

Pasaron los años vendieron la casa, los nuevos dueños pintaban la jaula y al loro por eso se llamó “La esquina del loro”. 

Visita Mérida

Museo del Ferrocarril, calle 43 #429 centro, difunde la historia del Ferrocarril Mexicano y exibe locomotoras, vagones, cabuses y furgones de principios del Siglo XX aquí destaca una maquinaria de 1903. Gran Museo del Mundo Maya, es un recinto, por su arquitectura, museografía es un homenaje al legado de la Cultura Maya. Y mucho más que pasear. 

Yyy ya.  

Fuentes de información

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Autor, Elsy Alonzo

Aficionada a la lectura y escritura en especial a temas de leyendas.

Publicaciones relacionadas

La esquina del Elefante de Mérida

Leyenda de Mérida. Esta ubicada en el Centro Histórico de Mérida, en la calle 46 con 65 Avenida 1ª de Mayo. Todos los que manejan por el rumbo tienen la tiribilla de alzar la mirada cuando llegan a la esquina para mirar al elefante,

Leyenda de la esquina de La Tucha

Así, le dicen a un mono parecido al mono araña, chico y feo, sus orines y excrementos son los más fétidos e insoportables de olor que hay, en ese animal fue convertida una niña muy hermosa por una bruja que la maldijo, la chamaca era

La esquina del perro, este se enfrentó al demonio

La esquina del perro, se encuentra en la calle 16 x 43 antes Argentina. La construcción tiene teja francesa que era traída como lastre desde Europa. Se dice, la otra noche paso algo increible, el jefe de la casa se levantó rápido de su

La esquina de "El Zopilote" leyenda de Mérida

Es una antigua historia de miedo, se cuenta que un ex marino español llegó a Mérida con una exótica ave de rapiña. Es la calle 70 x 65, esta narración es cuando era la época Colonial, en esa esquina tenía su casa un hombre

La esquina del Degollado de Mérida

En el ángulo formado de Tecoh y el camino a Campeche. Ahora es la calle 60 x 67 centro. A las esquinas de Mérida se les nombraba por algo físico o hecho a una historia. Cuenta la leyenda, que don Lucas Pinzón un hombre joven que era

La esquina de La Veleta de Mérida

En la época de la Colonia había la costumbre de nombrar las esquinas por algo físico o por un evento fuerte a una historia. En esta casa vivía Hipólita una jovencita hermosa y le decían de cariño “Lita”, ella y su mamá doña

El Huay Tamán Leyenda Maya

Los campesinos entraron a la casa de los hechiceros y le pusieron mucha cal alrededor de cuello de las cabezas colgadas. Se cuenta, que en los tiempos antiguos habían brujos capaces de transformarse en animales. Cuando llegaba la noche se

Tzuk-kan antigua leyenda Maya

Serpiente de los dioses mayas, se cuenta que vuela rumbo al mar hacia el oriente, le crece una especie de crin cuando empieza a en envejecer le queda su cabeza de caballo. Los que han tratado de matarlos sufren una desgracia se paralizan