El vampiro de Guadalajara

(07 jul 2011) Leyenda de Guadalajara. Dice la leyenda que en el año 1880, en la época colonial, llego a vivir un hombre de muy lejos, se cree que de Europa y se quedo en un pueblo llamado Belén en Guadalajara, este extranjero no hablaba con nadie pero era muy elegante y rico, dueño de una hacienda, este señor Don Jorge, solamente salía de noche y vestía de negro. Al paso del tiempo sus vecinos se alarmaron.

Los que vivían a su alrededor se asustaban, al ver, que aparecieron animales muertos en el pueblo. Meses después, cadáveres de personas sin ninguna gota de sangre.

Este hecho causo mucho temor a los campesinos, se encerraban antes del atardecer y rezaban sus oraciones temiendo por sus vidas, los hombres se reunieron con antorchas y machetes decidieron ir en busca del vampiro.

Cerca del panteón oyeron gritos y todos corrieron para ayudar

Y vieron con horror que Don Jorge le estaba mordiendo el cuello a uno de los campesinos, cuando el vampiro se vio rodeado de la multitud huyó, al día siguiente la gente del pueblo fue a la iglesia a pedirle ayuda al cura para detener al vampiro que los aterrorizaba.

El cura llego a la hacienda de don Jorge y le hizo un exorcismo y el vampiro maldiciendo, retrocedió y uno de los aldeanos aprovechando le clavó una estaca en el pecho, juro que regresaría a cobrar venganza de todos ellos, una vez muerto, fue enterrado en el panteón de Belén, y meses después la lápida se rompió, de la estaca creció un gran  árbol de tronco grueso.

Cuenta la leyenda que el día que el árbol sea cortado o las raíces rompan por completo su lápida don Jorge el vampiro regresara para tomar venganza, contra los descendientes de aquellos que contribuyeron con su muerte. También dicen, que si cortas una parte de sus raices del árbol, el árbol sangrará.

Autor: Elsy Alonzo

Aficionada a la lectura y escritura en especial a temas de leyendas.

Fuentes de información

  1. mas-mexico.com.mx

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Publicaciones relacionadas

El ahorcado del panteón de Hocabá

Leyenda de Yucatán. Los pobladores, aseguran a ver visto a un hombre colgado en un árbol que está dentro del panteón, enseguida lo reportan a las autoridades, cuando llegan no hay nadie. Se dice, que los ahorcados están condenados a

El Cementerio General y su alma en pena

Mérida Yucatán. Fue construido en la Hacienda ganadera San Antonio X-Coholté, en el Camino Real a San Francisco de Campeche en el año 1821. Tiene dos caminos la av. De los sindicatos y la av. De los mausoleos. Se encuentra muchas

Un monje en el Panteón de Belén y un Vampiro

Ya no hay eventos funerarios, en el año 2007 el panteón fue abierto al público pero antes hubo una minuciosa restauración, como Museo, para que se conociera las obras de arte de los nichos  de antaño de cantera rosa, pero tienen

La bruja que aprisionó almas de niños en un árbol

Leyenda de Aculco, Estado de México. Existe un apocalíptico árbol que tiene una aterradora historia. Se cuenta, que por venganza, una hechicera encerró las almas de unos niños. Aculco es un lugar de mucho frio y bello. Es hermoso por

La Vampira de Mérida fue enfermera

Leyenda de Yucatán. Esto pasó hace como cien años casi en el centro de Mérida en la 73 x 42, mi abuelita nos relataba que a la vuelta de la casa vivía una mujer que no salía mucho de su vivienda. Ella era demasiada blanca con los

La calle de los perros: Devorada por sus canes

Leyenda de Zacatecas. A Doña Nicolaza Rojas, la gente le decía, “Doña Cajón de Reales”. Se presumía que estaba reuniendo dinero para mantener a sus animalitos. Siempre decía, apenas tengo un cajón chico de reales. Su casa tenía

La Serpiente Petrificada puede cobrar vida

Leyenda de Zacatecas. La gigantesca serpiente se puede ver desde cual quier sitio. Que despierte o siga petrificada depende del comportamiento de los pobladores. La ciudad de Fresnillo fue llamada Ojo de Agua del Fresnillo. En sus calles

La Tumba, encadenada para que los restos no salieran

Leyenda de Sinaloa. Los enterraron en la misma caja y los sepultaron. Pero al día siguiente aparecían los cuerpos tirados en la calle, lejos del panteón, alguien sacaba los restos para que no descansaran en paz. Era el año 1890, en